Foto 1
Enviar

Más del 90% de los montos invertidos en el Fondo de Capitalización Laboral se retiró en 2011, último año en que se presentó la opción de hacer esto —de hecho, el retiro puede ser útil en el caso de una urgencia financiera.
Sin embargo, en los demás casos, dejar el dinero en su operadora es una estrategia recomendable, ya que generaría más rendimiento que en cualquier otro instrumento a la vista del mercado.
En este momento, la rentabilidad real anual de los fondos es de entre el 10,2% y 13,0%, dependiendo de la operadora, según la Superintendencia de Pensiones, al poder invertir en los bonos no líquidos, que pagan tasas altas.
Mantener el dinero en cualquier FCL, sería preferible a la inversión en un Fondo de Inversión a la Vista, que no supera el 7%, además no existe la necesidad de pagar honorarios de administración.
La cuenta de ahorro es una opción peor aún, al pagar tan solo entre el 1% y el 2%, así como un monto por la custodia anual.
El trabajador con cinco o más años de estar en el mismo lugar, en abril tendrá derecho de retirar el FCL —siempre el total, ya que no puede hacerlo en tractos— tal como sucede cada quinquenio.
También se puede recibir el dinero en el caso de una renuncia o un despido, en cualquier momento; además la cuenta del FCL se liquida al trabajador cuando se pensiona.
Poco más de 193 mil afiliados al FCL podrán retirar alrededor de ¢212 mil millones en abril, de un monto total que en octubre de 2015, consistió en ¢533 mil millones, administrados por las seis operadoras complementarias autorizadas.
El FCL, que viene de la contribución obligatoria del 3% del salario, dos tercios pagados por el patrono, y el resto por el trabajador, más que todo sirve como un respaldo ante el desempleo, fue creado hace 16 años por la Ley de Protección al Trabajador, cada operador debe rendirle al empleado un estado de cuenta mensual.


201602212002120.recuadro-16-17.gif

Ver comentarios