Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 22 Enero, 2016

 Las comunidades deben estar preparadas para con su voto defender las alcaldías de quienes desean hacer de ellas un negocio o usarlas para destruir la democracia

Sinceramente
¡No busquemos problemas, busquemos desarrollo!

Los cambios y las transformaciones en democracia se logran votando sin insultos ni descalificaciones. Los cambios y las transformaciones más positivas y duraderas en democracia se logran escogiendo a los mejores candidatos, a los más diestros y hábiles, a los más preparados, a los más íntegros y decentes. Esta decisión debe ser racional y meditada.
Las transformaciones en democracia no se logran descalificando a todos por igual. Las transformaciones en democracia no se hacen incurriendo en linchamientos mediáticos de los líderes de partidos y sectores. Las transformaciones en democracia nunca transitan por el camino de acabar con la legitimidad del liderazgo de un grupo o de una dirigencia política. La destrucción de dicha legitimidad y el descrédito generalizado de toda una clase política destruye a su vez la institucionalidad, pero no se eligen pillos.
Hemos presenciado cómo se acusa a los partidos políticos históricos de Costa Rica de ser todos corruptos, de ser siempre los mismos. Hemos presenciado cómo los linchamientos mediáticos se estrellan contra fallos judiciales y cómo en respuesta a estos fallos se argumenta que los tribunales de justicia, por no confirmar la sentencia mediática de periódico y televisora, son corruptos. La elección permite ejercer su juicio político. No se eligen corruptos ni inútiles.
Ahora ante la elección de alcaldes volvemos a escuchar los mismos estribillos publicitarios de quienes han venido usando esa reiterada estrategia en contra de personas que en linchamientos mediáticos difícilmente pueden defenderse. Hay que elegir a los mejores. Valoren la experiencia.
Todos los ciudadanos responsables deben concurrir a las urnas. Votando en libertad se resuelven los problemas de la democracia. El voto nos liberará de los males de una representación escogida por las “minorías disciplinadas” que juegan con el abstencionismo a su favor. A votar sin falta el 7 de febrero. Que el abstencionismo no elija a indeseables.
No deben olvidar los electores costarricenses que los agitadores hacen buenos escándalos, pero nunca hacen buenos administradores de la cosa pública. Los que sirven para protestar y bloquear caminos no hacen buenas autoridades municipales.
Toda elección es una lucha por nuestras convicciones. Cada elección es una reafirmación de la democracia. Esta elección debe ser una defensa cerrada de nuestra construcción democrática. Esta elección debe llevar a la defensa de la institucionalidad, de principios y valores democráticos.
Los mejores ciudadanos de cada comunidad deben ser electos. Ellos son los que ustedes mejor conocen, los que saben a ciencia cierta que administrarán los asuntos comunitarios de la mejor manera. Analicen racionalmente, esto no es un juego.
Las comunidades deben estar preparadas para con su voto defender las alcaldías de quienes desean hacer de ellas un negocio o usarlas para destruir la democracia. Esta no es una comparsa o un vacilón.
Las comunidades bien deberían rehuir los problemas, nunca buscarlos. Las comunidades deben buscar su desarrollo no las reyertas.
Este 7 de febrero próximo entrante todos a votar. ¡De pie demócratas!


Profesor
[email protected]