Enviar

Los gobiernos han evadido dar solución al problema del transporte público colectivo, convirtiéndolo en serio agente de deterioro de la calidad de vida

No a la congestión

La calidad de vida de las personas y su eficiencia laboral se ve afectada de forma importante a causa de las deficiencias y las características de las rutas del servicio público de transporte que, por otro lado se otorgan sin que exista la necesaria competencia.
Así, la gente se ve agobiada cada día por horas y horas perdidas en agotadoras rutas de transporte, y las empresas a su vez reciben trabajadores que al llegar muchas veces ya se sienten cansados por esas circunstancias y preocupados de saber que al final de la jornada se verán sometidos a lo mismo.
Un problema que Costa Rica arrastra desde hace años sin que los gobiernos se hayan preocupado y ocupado en solucionar.
Mientras tanto, ciudades como Zúrich, por ejemplo, con su alto ingreso per cápita, es donde parece que más personas usan el transporte público, justamente por su gran eficiencia, comodidad y seguridad. Ahí comparten y compiten trolebuses, autobuses, tranvías y trenes para que nacionales y turistas se trasladen sin desperdicios de tiempo ni desgaste personal.
En este país lo que tenemos, en cambio, es un enjambre de enormes buses y gigantescos tráileres atravesando la ciudad continuamente sin ningún tipo de regulación.
Estos vehículos de transporte público de personas y de carga zigzaguean permanentemente por las principales calles de la ciudad bloqueándolas e impidiendo el paso a la enorme cantidad de automóviles con los que muchas personas intentan moverse para ir a trabajar a falta de transporte colectivo eficiente, cómodo y seguro.
Costa Rica sigue evadiendo este problema, posponiéndolo de gobierno a gobierno, pero en algún momento deberá entrar a la solución de esto que el paso del tiempo solo empeora, habiendo llegado a convertirse en factor que afecta la salud pública, además de contaminar y aumentar los accidentes en las vías.
¿Por qué no se entra a la solución de este grave asunto? ¿Por qué los gobernantes han actuado como si no les correspondiera diseñar e implementar soluciones?
Los costarricenses deberán preguntar a quienes ofrecen maravillas durante las campañas electorales y luego les abandonan a esta triste suerte que deteriora su vida y les roba lo más valioso, su tiempo y su salud.


Ver comentarios