Enviar
No fue la noche de Alejandro Fernández

“El Potrillo” enfrentó problemas técnicos en el concierto que dio anoche en el Estadio Ricardo Saprissa, en reiteradas ocasiones

Carolina Barrantes
[email protected]

A pesar de que su último disco y su gira internacional se titulan “Viento a favor”, el cantante mexicano Alejandro Fernández tuvo muchos elementos técnicos en contra durante el concierto que realizó anoche, en el Estadio Ricardo Saprissa.
El repertorio musical se inició a eso de las 8.10 p.m. con la participación del cantante nacional Roberto Núñez, quien interpretó cinco baladas clásicas y se hizo merecedor de los aplausos de las más de 20 mil personas que asistieron al evento.
Serían las 8.50 p.m., cuando el “El Potrillo”, vestido con jeans, saco y corbata roja, ingresó al magno escenario con un amplio despliegue de luces, y arrancó los gritos y aplausos del público, integrado en su mayoría por mujeres.
La primera pieza del repertorio fue “Morir contigo”, de su más reciente producción, en la que el artista contó con el acompañamiento de sus músicos y un mariachi, además del gran coro en el que se convirtió el reducto morado.
Fernández saludó calurosamente al afanado público con un “Hola ticos”, antes de interpretar seguidamente la pieza “Qué voy a hacer con mi amor”. Sería a la mitad de esa canción, cuando empezaron los problemas técnicos en el concierto.
El fallo en la corriente eléctrica principalmente, hizo que el espectáculo se detuviera cerca de cinco minutos, hasta las 9.05 p.m., momento en que el artista volvió a cantar el mismo tema, y pidió disculpas aduciendo “no fue culpa nuestra, fue técnica”.
Sin embargo, las dificultades continuaron y se hicieron evidentes al finalizar la pieza, que forma parte del disco “A corazón abierto”, cuando el evento quedó suspendido de nuevo.
Luego de unos minutos, el mexicano continuó el recital con las piezas “No se me hace fácil olvidarte” y “Te voy a perder”, con el profesionalismo que lo caracteriza, y el apoyo y el coro del público presente.
Sería a las 9.30 p.m., cuando el concierto quedaría en penumbras otra vez. En esta ocasión, el tiempo de espera fue mayor, cerca de 15 minutos, lo que motivó al artista a presentarse en el escenario con una bandera de Costa Rica, y solicitar “cinco minutos, para solucionar los problemas”.
Luego de esta interrupción, a las 9.50 p.m., el repertorio musical prosiguió con las canciones “Canta corazón”, “Eres”, “Qué lástima”, “Amenaza de lluvia”, “Me dediqué a perderte” y “Abrázame”, con las que concluyó la parte romántica del recital.
Para la parte final del evento, Fernández se vistió de charro e interpretó los temas “Guadalajara”, “Ay Jalisco no te rajes” y “México lindo y querido”.
Además, dedicó unas palabras de agradecimiento al público, “no sé cómo agradecer su paciencia, a pesar de los errores técnicos que están fuera de nuestro alcance. Estoy a sus pies”.
Ver comentarios