Enviar
Edén Pastora, encargado del dragado en el río San Juan, acompaña a visitantes durante el recorrido
Nicaragua lleva turistas cerca de la zona del conflicto
Visitantes extranjeros son llevados hasta la Laguna Portillos, en las cercanías de Isla Calero

Pese a que el conflicto con Costa Rica aún sigue vivo, las autoridades de Nicaragua están llevando turistas a las cercanías de la costarricense Isla Portillo.
Desde hace ocho días, el gobierno del país vecino comenzó una serie de excursiones por el río San Juan, hasta llegar al extremo sur, fronterizo con Costa Rica.
Durante el recorrido, los turistas tienen oportunidad de visitar la Laguna Portillos Harbour Head, como recientemente la llaman los nicas, cerca de una región en Isla Portillo, conocida como Isla Calero, donde obreros y militares nicaragüenses eventualmente estarían invadiendo.
Mediante un hidroavión, que despega desde un puerto en Granada, del Gran Lago de Nicaragua y tras 75 minutos de vuelo, los visitantes aterrizan en aguas del San Juan y de ahí se desplazan en lanchas a diferentes lugares del río.
Además de la naturaleza de la zona, los turistas tienen oportunidad de conocer los trabajos de dragado que se realizan en el cauce y acercarse a la región que Nicaragua disputa con Costa Rica.
Para que los visitantes conozcan la visión nicaragüense del lío, el comandante Edén Pastora, encargado de los trabajos de limpieza en el río también fue encomendado como guía turístico.
“El vuelo de este hidroavión es un hito en la historia de la zona del río San Juan y marca el inicio de un programa de desarrollo turístico aéreo en diversos sectores (del río nicaragüense fronterizo con Costa Rica) donde nunca se había realizado este tipo de turismo”, dijo Pastora.
El primero de estos recorridos se realizó el lunes de la semana pasada, en esa oportunidad viajaron ocho turistas de Canadá, Francia, Alemania, Estados Unidos y Nicaragua.
El hidroavión que por primera vez llegó al San Juan, es el primero de tres de una empresa canadiense que hará vuelos desde un puerto del Lago de Managua a diversos destinos turísticos del vecino país del Norte.
Al mismo tiempo que el gobierno nica arrancó esta campaña turística, también aprovechó para modificar la frontera con Costa Rica en sus mapas oficiales y así incluir como territorio suyo, un extremo de la nacional Isla Portillo.
Esta acción contó con el reproche de las autoridades costarricenses, quienes mediante una nota diplomática protestaron por el cambio.
“Costa Rica protesta enérgicamente ante Nicaragua por la publicación malintencionada de mapas y rechaza todo valor jurídico a dichos documentos”, indica una nota entregada el viernes pasado por la Cancillería costarricense en la embajada nicaragüense en San José.
La misiva consigna además que ese mapa “modifica la frontera terrestre existente y acordada entre ambos países, particularmente en el sector de Isla Portillos (o Isla Calero como también se le conoce), desde 1897, y que representa como nicaragüense ese sector del territorio nacional de Costa Rica”.
La nota, dirigida a Samuel Santos, canciller nicaragüense, agrega que “este error manifiesto e intencionado” busca “justificar la ilegal ocupación y destrucción de territorio costarricense en esa misma zona”, por lo que Costa Rica “presenta su más enérgica protesta ante tal hecho”.
De momento, se está a la espera de la resolución de la Corte de La Haya la cual se conocería en dos semanas, pues establecerá si es necesario o no que Nicaragua abandone Isla Calero hasta que se resuelva en conflicto entre ambas naciones.
El conflicto con el vecino del Norte se suscitó desde el pasado 21 de octubre, cuando el país denunció que Nicaragua vertía en su territorio los sedimentos de un dragado que realiza en el río San Juan.

Natasha Cambronero y EFE
[email protected]

Ver comentarios