Enviar
Por carretera fronteriza en territorio nacional
Nicaragua demanda al país ante La Haya

Pide detener obras, estudios de impacto ambiental y pagar daños

Nicaragua cumplió sus amenazas y demandó a Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia por la carretera de 160 kilómetros que recorre la margen derecha del río San Juan.
Ante el alto tribunal con sede en La Haya, Holanda, el gobierno de Daniel Ortega denuncia una supuesta violación a su soberanía y graves daños ambientales.
El vecino del norte aduce que se han arrojado sedimentos al cauce, se han talado árboles y destruido el ecosistema.
“Se han arrojado ya al río volúmenes sustanciales de sedimentos producidos por las excavaciones de los terrenos que sirven de cauce a la carretera y suponen un peligro inminente”, reza la demanda.
Bajo estos argumentos, los nicaragüenses solicitan a los jueces que se ordene a Costa Rica deshacer el camino fronterizo, pagar por los presuntos daños ocasionados, financiar un nuevo dragado en el río San Juan y que no emprenda nuevos proyectos sin antes realizar un informe medioambiental.
Además, pide que el gobierno costarricense le entregue información sobre las consecuencias medioambientales de las obras, pues de lo contrario solicitará a la Corte medidas cautelares de urgencia.
En este sentido, el país ya fue notificado sobre la demanda a través de su embajada en Holanda y de momento no contempla suspender los trabajos, pues a la fecha Nicaragua no ha podido demostrar las denuncias hechas, explicó Carlos Roverssi, vicecanciller de la República.
El gobierno de Laura Chinchilla se limitará a responder la querella nicaragüense en los próximos días, como establece el procedimiento normal en esa instancia de justicia.
Esta no es la primera vez que Nicaragua se queja por la construcción de esta vía, semanas atrás acudió a la Corte Centroamericana de Justicia, a la Convención Internacional de Humedales y a la UNESCO, denunciando también supuestos daños ambientales.
Desde hace meses, la actual administración destina unos $20 millones a construir un camino en la margen costarricense del río San Juan y así dejar de depender de la navegación por este cauce para llegar a algunas comunidades limítrofes.
Los 160 kilómetros de la carretera ya están trazados, solo resta que 30 de ellos sean lastrados, pero dichas obras estarán finalizadas en los primeros días del próximo año.
Además de facilitar el acceso a más de 22 pueblos, el camino también pretende mejorar los mecanismos de seguridad de la zona.
Principalmente, para combatir el narcotráfico y repeler cualquier nuevo intento de Nicaragua de invadir territorio nacional como ocurre desde octubre del año pasado.
En el seno de La Haya, esta es la segunda querella con el país vecino que se tramita en los últimos 13 meses, tomando en cuenta que en noviembre pasado las autoridades nacionales habían denunciado una violación a la soberanía costarricense, cuando militares nicaragüenses incursionaron sin autorización a isla Calero-Portillo.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios