Enviar
Pista de aterrizaje mide más de tres kilómetros
Nicaragua construye aeropuerto frente a Calero

Volver a denunciar a vecino del Norte y acudir a otros organismos internacionales, sería respuesta nacional


La pista de aterrizaje que el gobierno de Daniel Ortega construye en su territorio, casi al frente de isla Calero-Portillo, encendió la alarma en las autoridades nacionales, quienes no descartan un nuevo encontronazo diplomático con Nicaragua.
El temor es que el sandinista arranque con sus planes turísticos y dé el banderazo a varios megaproyectos que pretende realizar en esa zona, con los cuales podría afectar el territorio costarricense, o bien, desatar una nueva incursión a suelo nacional, como ocurrió a finales del año pasado.
De momento, se sabe que la pista de aterrizaje del aeropuerto que se construye en la zona, sobrepasa los tres kilómetros de largo y se teme que para que las aeronaves aterricen o despeguen ahí, se tenga que violar el espacio aéreo costarricense, explicó Carlos Roverssi, canciller interino.
Ante este panorama, la diplomacia nacional no descarta volver a abrir un proceso contra Nicaragua ante los organismos internacionales, ya sea por invasión o destrucción de humedales.
“Podríamos tener la necesidad de presentar otras demandas, otras denuncias, y acudir a otros órganos, si es que, efectivamente, lo que el presidente Ortega está diciendo es correcto”, dijo Roverssi.
Desde principios de año, Nicaragua arrancó con una serie de excursiones por el río San Juan, donde el principal atractivo es transitar en bote por las cercanías de isla Calero y conocer los trabajos de dragado que se realizan en el cauce.
El primero de esos recorridos se realizó a finales de enero, en esa oportunidad viajaron ocho turistas de Canadá, Francia, Alemania, Estados Unidos y Nicaragua.
En cuanto a los megaproyectos que se pretenden realizar en la región, a principios de esta semana, Ortega firmó un acuerdo preliminar, con la empresa brasileña Andrade-Gutiérrez, para realizar un estudio de factibilidad de cara a la construcción de un puerto de aguas profundas.
La idea es enlazar el mar Caribe con el océano Pacífico a través de un “canal seco” de unos 510 kilómetros para no depender de los puertos hondureños y costarricenses, por donde actualmente transita el 60% del comercio nicaragüense.
Aunque el conflicto con el vecino del Norte aún no se resuelve por el fondo en la Corte Internacional de Justicia, las relaciones no dejan de ser tensas.
El miércoles pasado, el canciller envió una misiva de protesta a su homólogo Samuel Santos, por una presunta nueva incursión de jóvenes sandinistas a isla Calero, violando una de las medidas cautelares dictadas por el Tribunal, con sede en La Haya, Holanda, la cual impide el ingreso de civiles, militares o policías tanto de Nicaragua, como de Costa Rica a esa zona.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios