Enviar

Fundación que protege el río atribuye problema a exceso de plantas hidroeléctricas, ganado y piñales

Nicaragua culpa al país por sequía del San Juan

• Viceministro costarricense del Ambiente responde que bajo caudal es producto del calentamiento global

Danny Canales
[email protected]

Nicaragua considera que la reducción del caudal de agua que padece el río San Juan es producto de la generación de energía, del aumento de la ganadería y de la siembra de piña en el norte de Costa Rica.
Una fundación nicaragüense dedicada a la conservación de la cuenca del San Juan denunció que el aumento de plantas de generación hidroeléctrica es lo que está reduciendo la cantidad de agua.
Sin embargo, las autoridades nacionales del Ambiente desmienten a los nicaragüenses al señalar que la disminución del cauce del río es producto de los efectos del calentamiento global.
“Hay muchas represas en territorio costarricense, eso va secando los volúmenes de agua y por esta razón el caudal de las aguas es más lento”, cuestionó Antonio Ruiz, director de la fundación del río, en el diario La Prensa, de Nicaragua.
Además, el especialista en temas ambientales denunció que la alta dependencia en la producción de energía a base de agua y la producción ganadera y de piña en el norte costarricense está provocando la eliminación de extensas áreas boscosas.
“El nivel de desarrollo en la zona norte de Costa Rica es evidente, donde eran áreas de importante cobertura boscosa ahora abunda el ganado, hay puros potreros, por eso y por los piñales se arrastran muchos sedimentos al río y eso disminuye su cauce”, expresó Ruiz.
En el país no dan mayor importancia a la denuncia presentada por el ambientalista nicaragüense, pues las autoridades desestiman que la generación eléctrica y la producción agrícola estén relacionados con la caída del nivel de las aguas en el río San Juan.
“La caída del caudal es consecuencia del proceso del calentamiento global; ese problema no solo afecta al San Juan, está afectando a todo el mundo”, afirmó Julio Matamoros, viceministro del Ambiente de Costa Rica.
La principal consecuencia del calentamiento mundial es que se dan efectos más drásticos, ya sea de sequía o lluvias, con mayor frecuencia, explicó el jerarca
“La generación hidroeléctrica no afecta el caudal porque el agua es devuelta a los ríos”, comentó Matamoros, quien reconoció que el país cuenta con un importante número de proyectos energéticos en la cuenca que va a desembocar al río San Juan.
Asimismo, el viceministro desmintió que el país esté derribando sus bosques para crear plantas energéticas o para las actividades ganaderas y de producción de piña, como denunció Nicaragua.
Esta es la segunda denuncia que proviene de Nicaragua, en donde se le atribuye al país la reducción de la cantidad de agua en el San Juan.
El año pasado, el país vecino había cuestionado que el problema era consecuencia de las obras de dragado que se estaban realizando en las márgenes del río.

Ver comentarios