Enviar

CÓDIGO OFICINA

¿Negocios en China? Aprenda a beber (y a comportarse)

Es fundamental dónde sentarse, dónde situar al invitado y hasta dónde colocar la copa al brindar con un superior}

201306172343000.cod.jpg
Hacer negocio en China no es fácil, en muchas ocasiones todo se decide en torno a una mesa repleta de comida y tras muchos brindis de “baijou”, aguardiente nacional, por esto hay escuelas en el país para enseñar a aguantar el tipo, chupito tras chupito, y acabar con un acuerdo bajo el brazo.
Es uno de los retos de las personas de negocios. “Quien no entiende de la cultura de mesa aquí no triunfa”, asegura el comunicador Xiu Weiliang.
Especialmente, explica Xiu, en el norte de China, donde la amistad y el placer de beber van unidos y nadie cierra un trato sin antes llegar a un cierto grado de “cercanía”.
Y para ello uno tiene que tener aguante: “Los chupitos son comunes y para los chinos son una muestra de celebración”.
De ahí que Xiu aleccione a sus alumnos sobre cómo evitar beber de más, cómo comportarse cuando a uno “le empiezan a tambalear las piernas” o cómo convencer a otros de que beban —para estrechar lazos, siguiendo el “modus operandi” chino—; todo ello con “buenas palabras”.
La táctica hay que empezar a usarla justo antes de comer: “Ahí es cuando puedes decir, por adelantado, que no puedes beber mucho por salud.
Es lo único que el comunicador desvela de sus clases, que siguen, sobre todo, funcionarios y empresarios de todos los niveles y cuyo precio oscila entre los $143 y $322.
201306172343000.codd.jpg
Arte o no, el alcohol es clave en las comidas y las cenas de negocios —aunque recientemente el Gobierno chino lo haya prohibido en los encuentros oficiales—, ya que, como indica el experto, “la regla no escrita es que la cantidad que se bebe refleja la cercanía que sientes hacia esa persona”.

Pekín / EFE

Ver comentarios