Negocio a fuego lento
Enviar
Negocio a fuego lento
Queques, mermeladas, galletas y chocolates son algunos de los productos que ofrece la microempresa Mandarina

Así como cocina sus deliciosas recetas, Lorna Román Bonilla está haciendo crecer su pequeño negocio: a fuego lento.
Desde hace seis años se había dedicado a elaborar principalmente postres en la época navideña que vendía entre sus conocidos; sin embargo, a pesar de contar con la profesión de administradora con énfasis en mercadeo y ventas, decidió matricularse en la carrera de gastronomía en el Instituto Nacional de Aprendizaje hace dos años.

Con ese iniciativa comenzó a pensar más allá y desde hace seis meses creó el concepto de Mandarina, la marca que ahora llevan los productos que elabora.
“Hago queques navideños, cupcakes y galletas de todo tipo, entre otros productos”, comentó.
A esto suma bocadillos salados, tortas frías de melocotón, higos, maracuyá, limón, mermeladas con frutas de temporada como guayaba y naranja, cheesecake tradicional de fresa o de otros ingredientes, así como pie de manzana y pecanas, entre otros.
En cuanto a las galletas destacan las de maní, nueces, queso cheddar; mientras que los cupcakes pueden seleccionarse con mermeladas, queque de zanahoria, chocolate, vainilla y pasta australiana, con diseños personalizados, entre muchas otras opciones.
La meta de Román es hacer crecer su empresa, ya que por el momento sus principales clientes son de la zona de Cartago, pero pretende en un futuro comercializarlos en otras zonas, así como instalar una cafetería.

Melissa González
[email protected]

Ver comentarios