Logo La República

Sábado, 22 de junio de 2024



FORO DE LECTORES


Necesidad de una Agresiva Política de Fomento de las Mipymes

Federico Li fli@uned.ac.cr | Lunes 05 junio, 2023


Federico Li


Para crecer a un ritmo acelerado hay que integrar a las mipymes en la política de fomento productivo: han estado al margen.

La matriz de Insumo-Producto revela oportunidades sin aprovechar para generar encadenamientos productivos de alta rentabilidad social y económica: pero se requiere de la mano institucional para aprovecharlos.

He venido señalando que es necesario implementar una política específica para el fomento y desarrollo de los emprendimientos y las pymes en Costa Rica, ya que si bien existe un ecosistema de apoyo, es necesario concatenarlo sistemáticamente para maximizar resultados.

Una política de fomento, agresiva y de largo aliento, para los emprendimientos productivos y las pymes, representa el encendido de un motor potente para el crecimiento robusto de la producción, la generación de riqueza y empleos; tanto o más que el impacto de la atracción de la inversión extranjera y con efectos distributivos mucho mayores. Pues, micro y pequeñas empresas, son la base productiva y de sostenimiento de las familias de menores ingresos a lo largo y ancho del país.

Las pymes representan el 98% del parque empresarial, generan casi un 35% del PIB y aportan el 34% del empleo formal; pero el aporte al empleo total de la mipymes supera el 65% en Costa Rica, cuando se toma en cuenta tanto el empleo formal como el informal.

El reducido aporte de las mipymes a la producción, en relación con el empleo que generan, refleja grandes diferencias de productividad al compararlas con las empresas grandes. Cifras de la CEPAL (2020), muestran que: “la productividad de las microempresas equivale a apenas el 6% de la de las grandes empresas; en el caso de las pequeñas empresas es un 23% y en el de las medianas un 46%. Si bien esos valores esconden diferencias entre los países de la región, esas brechas son mucho más altas de las registradas en la Unión Europea, donde la relación entre la productividad de las mipymes y la de las grandes empresas alcanza el 42% en el caso de las microempresas, el 58% para las pequeñas y el 76% para las medianas.”

Reducir las enormes brechas de productividad existentes, debe ser el principal reto de la política de fomento de las mipymes, con el fin de elevar los ingresos y los salarios de la población que es empleada por estas, y es la manera de mejorar la condiciones de vida de ese 23% de la población nacional que vive en pobreza.

¿Cuál es la causa de esa baja productividad de las mipymes? Varios factores subyacen y con efectos vinculados entre sí, tales como: escasa cualificación del capital humano, ausencia de innovación y tecnología en los procesos productivos, reducida escala de planta y ausencia de colaboración entre pares, el oneroso acceso al crédito y en condiciones inadecuadas, escaso apoyo institucional y conocimiento de los mercados, entre otros.

Hay que señalar que la política de fomento a las pymes en Costa Rica, no ha tenido la fuerza que a través de los últimos 60 años han tenido otras, estrategias de política industrial que volcaron la institucionalidad pública a su favor: al crédito bancario, crearon instituciones especializadas de apoyo, recibieron protección arancelaria, tratos tributarios favorables y subsidios significativos, entre otros incentivos. Solo para indicar algunas de estas estrategias de industriales: la política de sustitución de importaciones 1960 -1983, la estrategia de diversificación de exportaciones 1983-2020, atracción de inversiones, entre otras. Y a manera de ejemplo, el subsidio por los Certificados de Abono Tributario (CATs) acumulado a través de los años de vigencia implicó una transferencia total de 15% del PIB, el gasto tributario reportado por el Ministerio de Hacienda a la Zonas Francas representa casi un 1% del PIB anual actualmente. Desde luego que esa políticas han dado frutos importantes para el crecimiento de la producción nacional, pero la estrategia de apoyo a las mipymes, hasta el momento, no ha recibido un impulso de las dimensiones de esas otras políticas de fomento y sigue siendo un faltante.

Lo anterior, es consecuencia quizás de la limitada claridad estratégica sobre el rol de las mipymes, de la dispersión de estas en cuanto al entramado de las actividades productivas y regiones, a la carencia de organizaciones de base que evidencien y oriente las necesidades y oportunidades para el país de la transformación productiva. En suma, el país ha carecido de una visión sistémica, de claridad estratégica y de escasa coordinación entre las débiles instituciones de fomento de mipymes. Cada uno de los entes tiende a centralizar en su pequeño reducto de acción, sin crear una firme convergencia con las otras, y junto con el escaso aporte de recursos del Estado, frenan la generación de las sinergias que se requieren para desencadenar los cambios en dimensión que Costa Rica necesita.

Es más, el país cuenta con un instrumento de guía de primer orden, como es la matriz de Insumo- Producto, construida por el Banco Central de Costa Rica, en ella se puede observar que el país dispone de una importante base de empresas tractoras y sectores con altas potencialidades de encadenamientos con proveedores nacionales, que se están desaprovechando, y que deben ser gestionados desde una política pública para darles a las pymes las capacidades para llenar esas oportunidades.

Entre esas actividades tractoras cabe destacar, aunque no de forma exclusiva, las zonas francas, el sector agroalimentario, la industria relacionada con la salud, el sector aeronáutico, insumos agroecológicos para sustituir los de base química, entre otros. La gran ventaja de guiarnos a través de un instrumento como la matriz de Insumo-Producto, es que esta herramienta, permite visualizar las oportunidades de encadenamientos hacia atrás, esto es a partir de los insumos necesarios para generar un producto determinado o, hacia adelante, que son las oportunidades de generar más riqueza utilizando, el bien producidos en otras etapas de los procesos productivos o del mercado.

El Banco Central señala que: “El modelo de Insumo Producto tiene como uno de sus principales objetivos analizar la interdependencia de las industrias en una economía y muestra como las salidas de una industria (producto) son las entradas de otra (insumo), reflejando así las interrelaciones entre ellas. Hoy en día es una de las herramientas más empleadas en el análisis de la producción doméstica y de la integración de la economía local en el contexto internacional.” Pero que en Costa Rica, se está subutilizando en la toma de decisiones de política económica y a falta de conocimiento se emplea la intuición o la ocurrencia, con resultados subóptimos asegurados.

Más aun, la inversión que hoy se está realizando para el fomento de la política pymes no alcanza ni el 5% de la inversión que se hace en la promoción de la inversión extranjera. Si sumamos los presupuestos de la Dirección de Promoción de la Pymes del MEIC, y los programas dispersos y los comparamos el Gasto Tributario de apoyo a las ZF, el presupuesto de COMEX, PROCOMER y los aportes a otros entes de política industrial activos.

Por lo expuesto es más que necesario que para fomentar las MIPYMES en Costa Rica, es necesario implementar una serie de medidas y políticas que ayuden a su desarrollo y crecimiento como lo son:

- Acceso a financiamiento: Es fundamental facilitar el acceso a financiamiento para las MIPYMES. Esto puede lograrse a través de la creación de programas de crédito con tasas de interés preferenciales, la promoción de fondos de inversión destinados a estas empresas y el establecimiento de alianzas entre el sector público y privado para respaldar su financiamiento.

- Capacitación y asesoría: Brindar capacitación y asesoría especializada a los emprendedores y propietarios de MIPYMES es esencial para fortalecer sus habilidades empresariales. Esto puede incluir programas de formación en áreas como gestión empresarial, marketing, finanzas, innovación y tecnología. Además, se pueden establecer centros de apoyo empresarial donde los emprendedores puedan recibir asesoramiento personalizado.

- Simplificación administrativa: Reducir la carga burocrática (municipales y gobierno central) y simplificar los trámites para establecer y operar una MIPYME es clave. Esto implica agilizar los procesos de registro y permisos, simplificar los requisitos contables y fiscales, y facilitar el acceso a servicios públicos relacionados con la creación y gestión de empresas.

- Promoción de la asociatividad: Fomentar la colaboración y la asociatividad entre las MIPYMES puede brindarles mayor competitividad. Se pueden impulsar redes empresariales, clústeres y cooperativas que permitan compartir conocimientos, recursos y experiencias, así como acceder a oportunidades de negocios conjuntas.

- Estímulo a la innovación y la tecnología: Promover la adopción de tecnologías y la innovación en las MIPYMES es esencial para mejorar su productividad y competitividad. Se pueden establecer programas de incentivos fiscales para la inversión en tecnología, fomentar la transferencia de conocimiento y promover la colaboración entre las MIPYMES y las instituciones de investigación y desarrollo.

- Acceso a mercados: Facilitar el acceso de las MIPYMES a nuevos mercados es fundamental para su crecimiento. Esto puede lograrse a través de la promoción del comercio electrónico, la participación en ferias y eventos comerciales, el establecimiento de alianzas estratégicas con empresas más grandes y la promoción de la exportación de productos y servicios.

- Apoyo a la sostenibilidad: Promover prácticas empresariales sostenibles en las MIPYMES puede generar beneficios económicos, sociales y ambientales. Se pueden ofrecer incentivos para la adopción de prácticas sostenibles, como el uso eficiente de los recursos, la gestión responsable de residuos y la implementación de energías renovables.

Estas acciones combinadas pueden contribuir a fomentar el desarrollo y crecimiento de las MIPYMES en Costa Rica, promoviendo un entorno empresarial favorable para estas empresas y potenciando su contribución al desarrollo económico y social del país.







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.