Navieras proponen drones para control de contaminación
Compañías navieras formarán este mes la Alianza Trident para luchar por una “aplicación fuerte” de los nuevos controles contra la contaminación, que pueden incluir aviones no pilotados con sensores de emisión. BLOOMBERG/LA REPÚBLICA
Enviar

Navieras proponen drones para control de contaminación

 Las empresas navieras más grandes del mundo pedirán a las autoridades el despliegue de aviones no pilotados (“drones”) para implementar los nuevos controles contra la contaminación que pueden tentar a los competidores de utilizar combustible más barato y sucio y rebajar los precios.
Con los nuevos límites fijados por la Organización Marítima Internacional (IMO) para la emisión de azufre que costarán al sector hasta $50 mil millones anuales, Maersk Line de A.P. Moeller Maersk A/S y aproximadamente otras 10 compañías navieras formarán este mes la Alianza Trident para luchar por una “aplicación fuerte” de las normas, que pueden incluir aviones no pilotados con sensores de emisión, según Wallenius Wilhelmsen Logistic AS, miembro de la coalición.


Las normas reducirán 90 puntos porcentuales el nivel de azufre permitido en el combustible para transporte naviero en Áreas restringidas de Control de Emisión o ECA, a partir de 2015. Los barcos deberán utilizar filtros de escape o quemar combustible con bajo contenido de azufre, que es 50% más caro que el combustible convencional, en estas zonas, que incluyen las rutas comerciales más transitadas. Las grandes compañías navieras dicen que cumplirán, en tanto las empresas más pequeñas podrían considerar más barato pagar multas, que actualmente ascienden a $68.000 por violación en aguas alemanas.
“Actualmente, las multas están, en la mayoría de los estados portuarios, por debajo de los potenciales ahorros si una empresa continúa usando combustible búnker con alto contenido de azufre”, declaró Peter Sand, analista principal de transporte naviero en BIMCO, la asociación internacional de transporte naviero más grande del mundo, con sede en Bagsvaerd, Dinamarca. Para limitar el calentamiento global, la Unión Europea propuso que el bloque de 28 países redujera 40% los gases de efecto invernadero para 2030, duplicando la magnitud de la reducción que está haciendo para 2020. El presidente Barak Obama reclamó a las centrales eléctricas estadounidenses que redujeran la contaminación por combustibles fósiles un 30% para 2030 con respecto a los niveles de 2005.
La IMO quiere que las empresas navieras contribuyan a limitar la contaminación ya que 90% de los productos mundiales se transportan por mar y la capacidad de la flota global se ha duplicado desde el año 2000. Casi todos los barcos comerciales funcionan con un combustible de baja calidad llamado búnker, un producto residual del proceso de refinación del petróleo que produce más emisiones que el combustible para autos o camiones. A partir de enero, la IMO obligará a los barcos a utilizar combustible con un contenido máximo de azufre de 0,1%, en comparación con el 1% actual, en zonas como el mar Báltico, el Mar del Norte, el Canal de la Mancha y aguas costeras de Norteamérica.

Bloomberg


Ver comentarios