Enviar
Nadal se saca la espina
El español venció a Federer en la Caja Mágica en el segundo juego de exhibición

Rafael Nadal cerró el año con una victoria que no constará en su palmarés, pero sí en el recuerdo, al vencer al suizo Roger Federer por 7-6 (3), 4-6 y 6-1, en la Caja Mágica de Madrid en el partido “Unidos para la Infancia”, que sirvió de broche final a una temporada de ensueño para el español, resuelta con siete títulos y el número uno en el bolsillo.
El ambiente fue muy diferente al que se vivió el martes en el Hallenstadium de Zúrich. En el “Partido por Africa”, la elegancia, la sobriedad del entorno y también la frialdad del público hicieron del partido, que acabó con victoria del de Basilea por 4-6, 6-3 y 6-3 en una hora y 38 minutos, un acto muy protocolario.
En Madrid, los 11.442 aficionados que se dieron cita en la Caja Mágica disfrutaron a placer y se contagiaron del tenis de los dos mejores jugadores del mundo. El tirón que tienen ambas raquetas había dado su fruto semanas antes, cuando las entradas, a €26 y €33, se habían vendido en tan solo seis horas.
Evidentemente, y casi con toda seguridad, el resultado de ambas citas estaba pactado. Un triunfo para cada uno delante de sus respectivas aficiones que sirve para dejar contentos a todos, y que ha hecho posible que las fundaciones de Federer y Nadal puedan continuar con sus respectivas labores humanitarias.
“El calendario no ha sido fácil, pero se ha hecho realidad nuestro sueño.
No es fácil ver a los dos jugadores del mundo en una pista así, y estos encuentros han servido para olvidar nuestra rivalidad, que no existe realmente. Es un claro ejemplo para la sociedad y nosotros hemos aportado nuestro granito de arena para que el mundo sea mejor”, dijo Nadal.
Además agregó, “quiero agradecer a Federer que esta tarde haya estado con nosotros. Es un gran gesto que ha servido para recaudar fondos para los niños que lo necesitan y demuestra en su caso la clase de persona que es”.
En los descansos hubo música de actualidad, e intervención de los muñecos Mickey, Minnie, Donald y Goofy en los pasillos, animando al público que terminó haciendo la ola. Todo, para decorar un encuentro que Nadal ganó, salvando un punto de set en el primer parcial, y que estuvo salpicado con preciosas dejadas de Federer, ataques fulgurantes del suizo, y la clásica garra del español.

Madrid/EFE
Ver comentarios