Enviar
Nadal ante gran desafío
Si gana en Australia sumaría su cuarto Grand Slam seguido
La conquista de un cuarto título del Grand Slam consecutivo, un imposible para casi todos los más grandes protagonistas de la raqueta a lo largo de los tiempos, es el nuevo desafío del número uno del mundo, el español Rafael Nadal, que emprende hoy lunes la carrera por volver a reinar en el Melbourne Park, donde ya triunfó hace dos años, y sumar el décimo ‘major’ a su palmarés.
Nadal, que partirá como primer favorito en el cuadro individual masculino, tiene ante sí la posibilidad de acentuar su historia. Agrandar su leyenda. Tras los éxitos en 2010 en Roland Garros, Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos, puede cerrar el círculo en Australia y completar los cuatro torneos principales del circuito de forma consecutiva.
No sería el logro la adjudicación del Grand Slam como tal, que requiere la victoria de los cuatro ‘major’ en un mismo año. Algo que solo han logrado el australiano Rod Laver en 1962 y 1969, y el estadounidense Don Budge en 1938.
El suizo Roger Federer es el vigente campeón. Fue en el Melbourne Park donde el helvético logró su único título del Grand Slam el pasado año. Obligado por defender el trono, el quinto al que aspira, para incentivar su lucha por recuperar el número uno del mundo, su misión para el 2011.
Andy Murray es otro de los aspirantes. Un candidato eterno que no termina de dar lustre a su carrera con un ‘grande’. Tuvo cerca el Abierto de Estados Unidos en el 2008 y Australia en el 2010. En ambas ocasiones cayó frente a Federer.
Es el serbio Novak Djokovic el tercero de los participantes, junto a Federer y Nadal, que puede repetir éxito en el Melbourne Park, donde ya triunfó en el 2008, cuando superó al francés Jo Wilfried Tsonga.
El cuadro femenino presenta más incógnitas dada la ausencia de la vigente campeona Serena Williams, aún centrada en la recuperación de su pie derecho.
Para ocupar el vacío de poder acuden un puñado de aspirantes. Las belgas Kim Clijsters o Justine Henin, ansiosas por recuperar la hegemonía en la competición.
Clijsters y Henin cuentan con la experiencia y el talento de su lado. Más que la italiana Francesca Schiavone, ganadora de Roland Garros con 27 años. Aunque las condiciones de la superficie reducen sus expectativas.
El tenis femenino está pendiente de la explosión definitiva de la número uno del mundo, la danesa Caroline Wozniacki, en un evento de enjundia. Nunca ha ganado un ‘major’ aunque ha sido finalista del Abierto de Estados Unidos y de una Copa Masters.

Melbourne
EFE

Ver comentarios