Enviar
Nadal en el Olimpo

Rusia acaparó las tres medallas en el tenis femenino

Luis Rojas y EFE
[email protected]

Al igual que Michael Phelps cumplió en la natación, el español Rafael Nadal no defraudó en el tenis conquistando la medalla dorada que lucirá perfecta al lado de su arribo oficial al puesto número uno del tenis mundial.
Si bien las cosas se le facilitaron al español, tras la temprana caída del rival esperado para la final olímpica soñada, el suizo, Roger Federer, a la postre la verdad es que el ibérico cumplió con su parte y se deshizo de todos sus rivales, el último, el chileno Fernando González al que venció 6-3, 7-6 (2) y 6-3.
Nadal, el hombre de los 31 títulos, el poseedor de los cuatro Roland Garros y el instaurador de un nuevo orden en Wimbledon, acapa
ra también ahora el honor de ser el primer campeón olímpico español con la raqueta.
Sobre el partido se puede decir que logró el oro después de una batalla desigual. Más desequilibrada de lo que evidenciaban los precedentes, que alentaban la lucha con un reparto equitativo de triunfos —tres y tres— antes de saltar a la pista de cemento del Centro Olímpico de Tenis de Pekín.
González no suele torcer su brazo pronto. El empuje forma parte de su condición, de la que sobresale su derecha. Pudo ejecutarla en numerosas ocasiones en el partido. Pero, no por admirada, terminó por no resultar determinante.
El partido conc
edió una opción al chileno. Y es en los detalles donde está el salto de calidad. Fernando González, a buen nivel, esperó su ocasión. Y le llegó pero no la aprovechó. Fue en el décimo parcial, cuando tuvo 15-40, dos puntos de sets. Nadal se defendió como pudo. Pero el sudamericano, pensó más en la dimensión de la situación y marró cada posibilidad: Una fuera, de revés y otras dos a la red.
Con respecto a las damas, la rusa Elena Dementieva, que fue bronce en Sídney 2000, se proclamó ahora campeona olímpica tras imponerse en la final a su compatriota Dinara Safina por 3-6, 7-5 y 5-3.
La moscovita, sétima jugadora del circuito, tardó una hora y 40 minutos en doblegar a su compatriota, que ofreció una fuerte resistencia y que se adelantó en el marcador tras adjudicarse el primer set.
Posteriormente Dementieva aplacó el ímpetu con el que inició el choque Safina, que desperdició un puñado de ocasiones para encarrilar el segundo set y cerrar el encuentro.
El título olímpico es el décimo personal que logra Dementieva y que añade al obtenido este año en Dubái y que completan el palmarés que resumen los éxitos en Estambul, Moscú, Tokio, Los Angeles, Hasset, Amelia Island, Bali y Shanghái.
El podio individual femenino ha sido copado por raquetas rusas. Al oro de Dementieva y la plata de Safina se unió antes el bronce de Vera Zvonareva, que superó a la china Na Li por 6-0 y 7-5.
Ver comentarios