Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Nacionalización bancaria en EE.UU. acapara especulaciones

| Martes 24 febrero, 2009



Nacionalización bancaria en EE.UU. acapara especulaciones


Washington -- El Gobierno de Obama, que dice que no quiere nacionalizar los bancos estadounidenses, podría dar un paso en esa dirección si convierte las acciones preferentes que posee de Citigroup Inc. en acciones ordinarias para ayudar a la entidad a soportar las pérdidas.
Citigroup y su competidor Bank of America Corp., que fueron golpeados en la bolsa de Nueva York la semana pasada ante la especulación de una toma de control por parte del Gobierno estadounidense, se encuentran entre las más de 20 entidades crediticias que podrían acabar bajo control mayoritario del Gobierno si se llevan a cabo esas conversiones.
Directivos de Citigroup, con sede en Nueva York, han debatido el cambio como una forma de mitigar las incertidumbres sobre el nivel de capitalización al tiempo que evitan la plena nacionalización, según una persona familiarizada con el asunto.
Las autoridades reguladoras estadounidenses encabezadas por el Departamento del Tesoro anunciaron ayer que el Gobierno está listo para tomar mayores participaciones bancarias en la forma de acciones que “serán convertidas sólo conforme se lo necesite a lo largo del tiempo”.
Para analistas como Paul Miller de Friedman, Billings, Ramsey Group Inc., la nacionalización de algunas de las mayores entidades bancarias del país parece encaminada. El Gobierno ya tiene acciones preferenciales por $52 mil millones en Citigroup, cinco veces el valor de mercado del banco al 20 de febrero.
“Ya estamos en la fase de nacionalización”, dijo ayer Miller en Bloomberg Televisión. “Ya tenemos una parte de Citigroup y de Bank of America. El problema es que el Gobierno está bailoteando alrededor de este tema de la nacionalización. No quieren hacerla”.
“La conversión tendría mucho sentido para los bancos que están batallando con su ratio de recursos propios tangibles, porque no pueden salir hoy y aumentarlo”, dijo Gerard Cassidy, analista de RBC Capital Markets, en Maine, en referencia al indicador de la capacidad de un banco para absorber impactos.
Citigroup está hablando con los reguladores para aumentar la participación del Gobierno estadounidense hasta el 40%, informó Wall Street Journal, citando a personas sin identificar familiarizadas con la situación.
El Secretario del Tesoro Timothy Geithner anunciará esta semana los detalles de una nueva “prueba de tensión” (“stress test”, en inglés) para los mayores bancos del país. La prueba determinará qué entidades deberán mantener capital adicional para soportar un entorno económico más severo, según una persona familiarizada con los planes del Gobierno de Obama. A aquellos que no pasen la prueba se les dará ayuda adicional, dijo la persona, que declinó ser identificada porque aún no ha anunciado cuál será la política a seguir.
Las entidades financieras pueden pedir la conversión de las preferentes en manos del Gobierno estadounidense en acciones ordinarias “para fortalecer su estructura de capital”, dijo el portavoz del Departamento de Tesoro Isaac Baker, que declinó hacer comentarios sobre ningún banco en particular. “Estamos abiertos a considerar una petición en ese sentido si la institución y el regulador creen que con ello se impulsa la estabilidad a largo plazo de la institución en cuestión, y si creemos que favorece la estabilidad a largo plazo de nuestra economía y del sistema financiero”, dijo Baker.
La idea de nacionalizar bancos ha cobrado fuerza en las últimas semanas porque Nouriel Roubini, economista y profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York; el senador republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur; y el ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, todos la han sugerido como una solución para los problemas de los bancos”.
Las acciones de los bancos se desplomaron la semana pasada, con Citigroup cayendo en la bolsa neoyorquina hasta $1,95, el mínimo de los últimos 18 años. Bank of America cayó a $3,79, la cotización más baja desde 1984.
“La nacionalización se ha convertido en parte del debate público, y eso es el primer paso”, dijo Paul Miller, analista en Friedman, Billings, Ramsey Group Inc., en Virginia, que añadió que Estados Unidos se está moviendo “más deprisa de lo que la gente piensa” hacia el control gubernamental.