Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



NACIONALES


Mutuales renovarán oferta de crédito hipotecario

Redacción La República [email protected] | Lunes 17 agosto, 2009



Facultad legal para que los préstamos se puedan dar hasta un máximo de 30 años les da competitividad en el negocio
Mutuales renovarán oferta de crédito hipotecario
Diluir la cuota en este plazo adicional puede reducir los pagos mensuales hasta en un 15% en colones y un 30% en dólares

Las mutuales podrán colocar préstamos a 30 años, aumentando en 15 el plazo que originalmente les estaba permitido por ley. Con esta modificación, apuntarían al financiamiento de proyectos de vivienda por montos mayores.
Esta determinación es vista con gran aceptación por representantes de la industria, porque consideran que les devuelve competitividad en el segmento hipotecario con respecto a la banca tradicional.
La reforma se dio debido a que hace 20 años los plazos eran suficientes, pero actualmente con el incremento en el costo de las viviendas era importante actualizarlo. Incluso en Europa, los créditos hipotecarios son hasta de 40 años plazo, explicó Ricardo Hernández, abogado financiero de la firma LLM.
Los primeros cálculos para evaluar los beneficios de esta ampliación determinan que un crédito diseñado para 30 años permite una cuota menor hasta en un 15% en colones, mientras que en dólares la cuota se puede disminuir hasta un 30%.
En los últimos meses, el acceso al crédito para la vivienda ha tenido momentos de mayor restricción por la poca liquidez de los bancos, o el riesgo que presentan los demandantes del crédito.
Por esto, son varias las personas que han tenido que buscar alternativas para financiar sus proyectos; aunque las opciones resultaran más caras de acuerdo con sus posibilidades de pago.
Antes de la reforma, se daba el caso de préstamos que al estructurarlos tenían una cuota muy alta porque no se podía diluir el crédito en un plazo mayor a los 15 años. Al duplicar el plazo, pueden ofrecer cuotas competitivas con respecto a la banca tradicional.
“Hay clientes que ya van aprovechando las opciones de plazos. En primera instancia, considero que esta reforma lo que hace es permitir el acceso a montos más altos”, consideró Mayela Rojas, subgerente del Grupo Mutual.
Esta entidad maneja una tasa variable del 16%, sin que esté directamente relacionada a la tasa básica pasiva para evitar cambios abruptos en las cuotas.
Desde la ampliación del plazo han colocado ¢290 millones y tienen ¢174 millones en trámite.
El promedio de colocación mensual es de ¢5 mil millones, por lo cual esperan atraer nuevos demandantes de crédito con esta mejora en las condiciones.
Un tema que aún no está del todo recuperado es la confianza entre los demandantes de crédito, por tanto se esperaría que las solicitudes aumenten y se saque mayor provecho hasta que la situación económica mejore, consideró Eugenia Meza, gerente de Mucap.
En el sector cooperativo, también analizan las posibilidades en el segmento hipotecario, aunque antes no tenían la limitante de los 15 años.
A su criterio, el rol que puede cumplir este tipo de entidades es incorporar al sistema financiero formal a grupos que en otras condiciones no serían sujetos de crédito, o que no logran acceso al monto que se requiere para adquirir una vivienda, especialmente de clase media.
Entonces, cuando existe la posibilidad dentro del sistema financiero y se puedan generar cuotas de plazo más largo, alguna gente pueda ser sujeto de crédito.
La diferenciación entre lo que pueden hacer las cooperativas y mutuales fren
te a los bancos tiene que ver con la prestación del servicio; porque el origen de los recursos es similar en ambos casos.
En estas entidades los préstamos no están referenciados directamente a la tasa básica pasiva. Incluso, tratamos de sacrificar el margen financiero porque sabemos que alterar la cuota nos puede afectar la morosidad, explicó en ese sentido Francisco Montoya, gerente general de Coopealianza.
En la actualidad, la tasa activa promedio para los créditos de vivienda otorgados por la banca estatal es del 15,71%.
Entre tanto en las mutuales y cooperativas ronda el 16% y en la banca privada un 20,94%.
La medida ayudaría a empujar con más fuerza al sector que se ha visto contraído durante los últimos meses a consecuencia de la crisis financiera internacional.

Daniel Chacón
[email protected]