Enviar
Música y un mensaje de fe despidieron a Raquel Ramírez
Familiares, amigos y personalidades de la cultura nacional asistieron a las honras fúnebres ayer

Carolina Barrantes
[email protected]

En medio del mensaje de amor y fe que ella misma siempre promovió y mucha música, la cantante lírica nacional Raquel Ramírez recibió ayer su último adiós.
Las honras fúnebres de la artista se llevaron a cabo en Camposanto del Este, en Tres Ríos, con la participación de familiares, amigos y más de una decena de personalidades del medio cultural costarricense.
La ceremonia estuvo presidida por dos pastores evangélicos, quienes destacaron la esperanza y alegría que siempre caracterizaron a la mezzosoprano.
Además resaltaron la fe y fortaleza con la que luchó contra la leucemia aguda que le fue detectada en 2008. A la vez señalaron que ahora la intérprete se encuentra “en un mejor lugar, al lado de Dios”.
Tal y como fue la vida de Ramírez, en las honras también hubo música, cantos a Dios y algunos boleros.
José Aurelio Castillo, concertino de la Orquesta Sinfónica Nacional, y el guitarrista Geovanni Rodríguez, cantaron “Noche inolvidable” y “Recordando mi Puerto”, dos boleros que Raquel admiraba.
También interpretaron “El cisne”, del compositor Camille Saint-Saëns, en una de las capillas de la Funeraria Montesacro, en San Pedro, donde fue velada Ramírez, antes de partir hacia el cementerio en Tres Ríos.
La cantante falleció el miércoles anterior en el Hospital Calderón Guardia, y su pérdida es considerada como “insustituible” entre las personalidades del mundo cultural que participaron en las honras.
“Vamos a recordarla con su cara iluminada cantando en el escenario, muchos fuimos bendecidos al recibir la maravilla de su voz. Todos estamos asombrados, es especialmente duro porque era muy joven, una persona impresionante, tenía mucho talento que dar como artista. Ahora solo queda darle un gran aplauso”, afirmó Jody Steiger, directoral del Teatro Nacional.
Un criterio similar externó Maribel Salazar, ministra de Cultura en ejercicio, quien alabó el talento, carisma y la valentía que tuvo la cantante mezzosoprano.
“En el Ministerio, el arte y la música nos encontramos de luto por la pérdida de una artista irremplazable. Raquel representa un esfuerzo de una mujer extraordinaria, luchadora, valiente y una excelente artista. Para nosotros su voz será insustituible, se ha marchado lamentablemente, pero su legado musical seguirá vivo en las personas que tuvimos la oportunidad de escucharla”, afirmó la funcionaria.
Ramírez se despidió dejando a su paso un gran legado y muchos premios a su haber.
Entre los reconocimientos que obtuvo se encuentran los primeros lugares en certámenes internacionales como Musicalia 98, del Instituto Superior de Arte de La Habana, que se llevó a cabo en Cuba en 1998.
Ver comentarios