Enviar
Museo de Arte Costarricense agrandará sus instalaciones
El recinto en la Sabana tiene planeada una serie de construcciones nuevas que tendrían un costo de ¢500 millones aproximadamente

Carolina Barrantes
[email protected]

Aunque apenas se está terminando la restauración del inmueble, una librería, una cafetería, una tienda de souvenirs y una galería de arte serán parte del Museo de Arte Costarricense el próximo año.
El recinto en la Sabana tiene planeadas construcciones nuevas para ofrecer más servicios a sus visitantes así como a los artistas ticos, y que tendrían un costo de ¢500 millones aproximadamente.
Los trabajos se efectuarán en los costados norte y sur del edificio actual del Museo, y comenzarían al final del presente año.
Para ello, el plan maestro ya recibió el visto bueno, y solo queda pendiente la elaboración de los planos para que pueda ser licitado, confirmó Eduardo Faith, director del recinto.
Los planes incluyen una galería de arte, cafetería y la tienda de souvenirs, que tendrán un espacio de entre 200 y 250 metros cuadrados, y que se ubicarán en el costado norte.
Además, ofrecerán un nuevo sitio para que los artistas ticos puedan exhibir sus obras y para que el público las adquiera con la garantía del Museo, “lo que ayudará a los artistas a comercializar sus obras con una comisión menor a la que cobran las galerías, entre un 70% o 80% (del monto en que se venden las piezas)”, explicó Faith.

Los trabajos también contemplarán la creación de una nueva sala de exhibiciones en el costado sur.
Ese espacio tendrá una extensión de más de 1.000 metros cuadrados y albergará parte de las obras de la colección del Museo, que en la actualidad asciende a 6.500.
El MAC está atravesando por un proceso de restauración, valorado en ¢600 millones.
Luego de esas obras, abrirá nuevos espacios expositivos internos, uno de ellos es su torre de cuatro pisos, que nunca ha estado abierta al público y que en el futuro mostrará piezas de la colección del recinto.
Además, habilitará un gran espacio de exhibiciones permanentes, que mostrará aproximadamente 150 piezas de arte de la colección por décadas, iniciando en 1860 y terminando en 2000.
También tendrá una sala de exposiciones temporales, en la que se presentarán los últimos trabajos de artistas costarricenses consagrados.
A ellas se sumará el Salón Dorado, que será transformado en un espacio de exhibición, en lugar de un salón para fiestas o conferencias, como era usado anteriormente, afirmó el director.

Esteban Monge/La República
Ver comentarios