Enviar
Museo Calderón Guardia será restaurado
El recinto enfrentará una serie de mejoras valoradas en ¢40 millones

La próxima vez que vaya a visitar alguna exposición o simplemente quiera darse una vuelta por el Museo Dr. Rafael Angel Calderón Guardia, observará varios cambios y una cara nueva en algunos sectores.
Esto se debe a que el recinto josefino atravesará un nuevo proceso de remodelación y restauración, el cual se extenderá durante cerca de dos meses y demandará una inversión aproximada a ¢40 millones.
Los arreglos serán tanto en el interior como en el exterior del edificio.
Entre los trabajos que se realizarán están la sustitución del sistema eléctrico por uno digital con tecnología de punta y la habilitación de un servicio sanitario para personas con discapacidad en cumplimiento con la Ley N°7600.
Además se ampliará el área de exhibición por medio de paredes adicionadas en un 15% y se creará un espacio en el propio edificio patrimonial para trasladar la biblioteca del museo.
A esas obras se sumará la restauración de la verja perimetral de hierro forjado del museo, la cual fue traída de Bélgica cuando se construyó la casa hace ya cerca de 100 años, así como un proceso para sanear los pisos de madera.
Los trabajos motivarán que durante un tiempo no se realicen exhibiciones artísticas en el recinto y posiblemente las salas históricas deban ser cerradas.
Sin embargo, será un sacrificio corto con el fin de mejorar el estado del edificio patrimonial y los servicios brindados.
“Vamos a cerrar todo el mes de enero y tal vez inicios de febrero, pero lo que buscamos es dar un mejor servicio a la gente, con mayor espacio. En esas obras vamos a atender las instalaciones eléctricas, que es lo que siempre nos ha preocupado”, explicó Luis Núñez, director del museo.
Las actuales obras complementarán el último trabajo de restauración que enfrentó el museo a finales del año pasado e inicios de este.
En esa ocasión, se sustituyó interna y externamente el techo del vestíbulo, debido a que se encontraba en muy mal estado, y se le instalaron el cielo raso y lámparas, entre otros.
Esa primera fase tuvo un costo de ¢15 millones.

Carolina Barrantes
[email protected]
Ver comentarios