Murray noqueó a Djokovic
Andy Murray con su conquista en Roma, frenó una racha impresionante de triunfos de “Nole”. Tiziana Fabi/AFP-La República
Enviar

Andy Murray tuvo un partido redondo en la final de Roma. El escocés jugó en gran nivel, se aprovechó de un errático y molesto Novak Djokovic y se impuso por 6-3 y 6-3 para adueñarse del título del Foro Itálico. Corona N°12 en torneos de Masters 1000 y primer festejo en 2016.
Murray tomó el control en el inicio gracias a dos circunstancias: su solidez en el servicio y el juego errático y fastidioso de Djokovic.
El serbio tiró la raqueta al piso —rebotó y saltó hacia el público—, habló irónicamente con el umpire Damián Steiner por no parar el partido por el mal clima y siguió acumulando fallas no forzadas.
El escocés intentó sacar de su vista todo lo sucedido del otro lado de la red y continuó con su plan de juego. Sin mayores sobresaltos llegó al 5-2. Y, al unísono de una nueva presentación de la lluvia, cierre por 6-3 en 46 minutos.
Djokovic tuvo su momento en el partido en el inicio del segundo set. El serbio estuvo más fino con sus golpes, sólido con el servicio y llegó a contar con puntos de quiebre en sus primeros dos turnos con la devolución. Pero no pudo sacar tajada y de nuevo los problemas.
Murray soportó la presión del serbio y, con un gran game, quebró para el 3-2. La situación adversa volvió a sacar del eje al N°1 del mundo, que una vez más discutió con el juez de silla.
El escocés mantuvo distancia de la situación y, con coraje y jerarquía, sacó un duro game adelante (estuvo 30-30 en el 4-3) y lo cerró con autoridad. Enorme punto para coronar su victoria, acorde a su semana en Roma.
Para Murray, además, historia y revancha en Roma. Fue el primer británico en ganar el título en la Era Abierta y quebró una racha negativa de cuatro derrotas (0-4) ante Djokovic en polvo de ladrillo.
El escocés desde hoy lunes volverá al N°2 del mundo. Título N°36 en su carrera, y primero en la temporada.



 



Ver comentarios