Muro al crédito: Ley contra usura
Enviar

Gente se vería arrastrada a la informalidad, dicen banqueros

Muro al crédito: Ley contra usura

Tema podría llegar a la Sala Constitucional

Un muro al crédito que podría llevar a las personas a buscar resguardo en la economía informal, sería el resultado de lo que genere una nueva ley contra la usura.
Así lo ven los miembros de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), organización que aglutina a los principales bancos del país. Tan grave ven el caso que no descartan llevarlo hasta las últimas consecuencias, incluso a la Sala Constitucional, de aprobarse en la Asamblea Legislativa.

201311102254580.n223.jpg
La mayor crítica es que en lugar de proteger al ciudadano, esta ley más bien limitará su acceso a los productos financieros y lo dejaría a merced del mercado informal.
Al establecerse topes máximos en las tasas de interés, las entidades financieras deberán tomar mayores precauciones y podrían dejar por fuera a clientes que tienen un mayor nivel de riesgo. A este tipo de clientes se les cobra una tasa de interés más elevada en compensación a las provisiones que debe hacer la entidad.
Los clientes a los que se les dejará de prestar, eventualmente acudirían a prestamistas en el mercado informal que sí estarían dispuestos a asumir ese riesgo, pero con tasas mucho más elevadas.
“Ahora no es tan importante cuánto cuesta el bien, sino si se puede hacer uso de él. Sería una falta muy seria contra los ciudadanos que, por intentar regular precios, se les impida el acceso a los bienes y servicios”, apuntó Mario Gómez, asesor legal de la ABC.
El problema es la existencia de algunas tasas que algunos sectores consideran abusivas. “Lo que buscamos es velar por la protección al consumidor al cobrársele tasas de interés razonables”, argumentó Erick Jara, director de Investigaciones Económicas del Ministerio de Economía.
Por eso se puso un tope que se considera dentro de la razonabilidad, al establecer un 100% por encima del promedio de las tasas activas. En el caso de las tasas en colones, el promedio a junio de 2013 es del 17,39%, con lo que la tasa de usura sería la que se cobre por encima del 34,77%.
Para el diseño del proyecto de ley se utilizó la experiencia colombiana, que también estableció un tope máximo en su regulación.
Pero Colombia en este momento sufre un “marchitamiento” de su crédito, en especial en el sector hipotecario, precisamente por establecer restricciones en su regulación, aseguró Néstor Martínez Neira, experto colombiano en finanzas.
Lo que debe hacerse, en lugar de restringir, es que el mercado ofrezca altos niveles de información y promueva una mayor educación financiera para sus clientes, expuso el especialista.
Si bien el proyecto de ley se enfoca básicamente en comercios de línea blanca y casas de empeño cuyas tasas de interés superan el 50% y hasta el 50% anual, varios emisores de tarjetas de crédito cuentan con productos que superan con creces la tasa que se impondría como límite.
“La propuesta es errada y constitucionalmente incorrecta. Va en contra de los derechos de los consumidores de tener acceso a los bienes y servicios que ofrece la sociedad costarricense”, aseveró al respecto Gómez.
Sin embargo, el artículo 46 de la Carta Magna establece el derecho de los consumidores a ser protegidos en sus intereses económicos.
“Este sería un caso de protección a los intereses económicos de los consumidores”, señaló Rubén Hernández, abogado experto en derecho constitucional.

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios