Mundo a la expectativa por Venezuela
Las comunidades de distintos países manifestaron su solidaridad con los seguidores de Hugo Chávez, de distinta forma como este mural en Panamá. AFP/La República
Enviar

Mundo a la expectativa por Venezuela

La comunidad internacional observa con expectación el rumbo que tomará Venezuela tras la muerte del presidente Hugo Chávez, en las relaciones con los demás países de Latinoamérica y con otras naciones con las que estableció lazos muy estrechos.
Chávez ha sido un líder determinante en la política latinoamericana desde hace casi quince años, hasta el punto de formar un "eje bolivariano" en unión de Cuba y al que se fueron sumando otros países como Bolivia, Nicaragua o Ecuador y que fue visto con simpatía, aunque a prudente distancia, por países como Brasil o Argentina.
El discurso de Chávez, populista, presuntamente antiimperialista y basado en una especie de nacionalismo revolucionario, encontró acomodo intelectual, estratégico y económico no solo en algunos países latinoamericanos, sino en regímenes como los de China, Irán o Siria.
A ellos se sumaron gobernantes como los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, o Bielorrusia, Aleksander Lukashenko, quienes, en unión de los anteriores manifestaron su pesar por la pérdida del dirigente, al que el mandatario ruso definió como un "extraordinario líder."
El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, envió un comunicado de condolencias al pueblo y el gobierno venezolanos por la muerte de Chávez, a quien definió como "el símbolo de todos los combatientes y revolucionarios de la historia gloriosa y trágica de América Latina."
El Gobierno de China también expresó su pesar por la muerte de Chávez, al que calificó como "un gran líder de Venezuela y amigo del pueblo chino."
El presidente sirio, Bachar al Asad, calificó de "gran pérdida personal" la muerte de Chávez, informó ayer la agencia oficial de noticias siria Sana.
Estados Unidos, cuyas relaciones con el régimen chavista han sido poco fluidas, reaccionó con rapidez a la muerte de Chávez y en un comunicado emitido al poco de conocerse el fallecimiento, el presidente estadounidense, Barack Obama, reafirmó "el apoyo" de Washington "al pueblo venezolano y su interés en el desarrollo de una relación constructiva"."
"Se inicia un nuevo capítulo en la historia de Venezuela. Estados Unidos sigue comprometido con políticas que promuevan los principios democráticos, el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos", indicó Obama.
La Unión Europea (UE) puso el acento en el "desarrollo social" y la "contribución a la integración regional en Suramérica" lograda por Venezuela durante el mandato de Chávez.
En este sentido, los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, manifestaron en un comunicado conjunto su esperanza de que se profundicen las relaciones bilaterales.
Colombia, país con el que Chávez mantuvo unas relaciones complejas y no exentas de dificultades, manifestó su pesar por su muerte, y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, le atribuyó los avances obtenidos en el proceso de paz entre su gobierno y la guerrilla de las FARC.
Un aspecto fundamental en el periodo que ahora se inicia en Venezuela es el relativo a los derechos humanos, un aspecto poco cuidado por el régimen de Chávez, según denuncian algunas organizaciones internacionales, como Human Rights Watch (HRW).
El Consejo de Seguridad de la ONU guardó ayer un minuto de silencio en memoria de Chávez, a petición del embajador ruso, Vitali Chuirkin.
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, fue uno de los primeros líderes internacionales en expresar su pesar por la muerte del mandatario venezolano.

Redacción Internacional/EFE



 

Ver comentarios