Enviar
Mundial pasó la factura a las celebridades
Alejandro Sanz, Enrique Iglesias y el portero español Iker Casillas hicieron sendas apuestas si España salía campeona mundial

El título como campeón que alcanzó España en el pasado Mundial de Sudáfrica 2010 les deparó a muchas celebridades una gran fiesta, pero también la pena de tener que cumplir una apuesta.
Ese es el caso de los cantantes Alejandro Sanz y Enrique Iglesias, así como del mismo portero titular de la selección española Iker Casillas, quienes hicieron sendas apuestas si el país ibérico se coronaba en el primer lugar.
En el caso del intérprete de “Amiga mía”, este apostó que si España ganaba se iba a rapar el pelo; y como dicen que lo prometido es deuda, ya lo cumplió hace dos días.
El miércoles Sanz publicó en su cuenta de Twitter la fotografía de cómo lucía con pelo, enseguida otra en la que se observaban mechones en el suelo, y finalmente una en la que se le veía el cabello bien corto, al estilo soldado.
Las reacciones de sus fans no se hicieron esperar, y muchas le alabaron el corte con frases como “el que es lindo, es lindo”, en la misma página.
Enrique Iglesias por su parte, tendrá que cumplir una apuesta mucho más osada que la de su compatriota, con la que incluso hará que cientos de sus fans se vayan a las costas de Miami a verlo con binoculares. Prometió que si “La Roja” quedaba campeona, haría esquí acuático desnudo frente a la costa de esa ciudad estadounidense.
El de “Héroe” declaró en junio a la cadena BBC, poco después de la derrota de España frente a Suiza en la primera fase de la competición, que si su país vencía en el torneo se “iba a emborrachar” y haría “esquí acuático desnudo en Cayo Vizcaíno”.
Aunque hace algunos días terminó el Mundial y no le ha puesto fecha a su promesa, Iglesias todavía mantiene su palabra y la cumplirá según confirmó él mismo esta semana a la web de noticias californiana Access Hollywood.
Casillas fue un poco más sentimental y apostó que si le ayudaba a su equipo a consagrarse en la cima del fútbol, o se rapaba la cabeza o se casaba con su novia, la periodista española Sara Carbonero.
Todo apunta a que el guardameta será el único de los tres que no podrá elegir a su gusto el final de su apuesta, ya que la reportera ha negado tajantemente la posibilidad de pisar el altar, por lo que en pocos días podría verse a Casillas también con el pelo al rape.

Carolina Barrantes y EFE
[email protected]
Ver comentarios