Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Mundial de atletismo récord

| Lunes 10 agosto, 2009



Mundial de atletismo récord

Berlín
EFE

Los Mundiales de Atletismo que se abrirán el próximo día 15 en Berlín se aseguraron un primer récord, el de participación, con 2.101 atletas —1.154 hombres y 947 mujeres—, informó ayer la IAAF.
Se trata del más alto número de participantes en la historia del torneo, al que acudirán deportistas de 202 países.
El cómputo es provisional, puesto que la lista definitiva no se hará pública hasta el jueves, dos días antes de la inauguración, y hasta entonces puede haber aún cancelaciones.
De confirmarse esta alta participación, Berlín arrebatará el récord en posesión de Sevilla, organizadora de los Mundiales de 1999, al que asistieron 1.821 atletas.
Por parte del anfitrión, en cuestión de unas horas se redujo su delegación a 91 atletas, tras la cancelación de la corredora de maratón Irina Mikitenko, firme candidata al oro.
Mikitenko anunció ayer, en Cottbus, que no estará en Berlín a consecuencia de la muerte de su padre, dos semanas atrás, lo que le impide concentrarse.
Hasta este fin de semana se han vendido 300 mil entradas, del total de 500 mil que salieron a disposición del público, según fuentes de la organización.
Los medios berlineses dedican este fin de semana profusa información acerca del evento y recuerdan la gran fiesta colectiva que envolvió la celebración del Mundial 2006 en Alemania.
Según el diario berlinés Der Tagesspiegel, se cuenta con la asistencia al Mundial de Marlene Dortsch, nieta de Jesse Owen, el mítico atleta estadounidense que humilló a Adolf Hitler en el estadio de Berlín y en los llamados Juegos del Nazismo, en 1936.
Owen, hijo de un esclavo de Alabama, desmontó de un plumazo la teoría de la superioridad de la raza aria con sus cuatro medallas de oro.
Hitler encajó de mal semblante el oro de Owen, pero según el citado diario es falso que no llegara a estrecharle la mano.
El estadio olímpico berlinés de hoy no es ya el de Hitler, tras la profunda remodelación de que fue objeto antes del Mundial de Fútbol.
Sí conserva, sin embargo, su imponente aspecto de coloso de piedra de siempre, con sus dos esbeltas torres ante el acceso principal, mirando al este, y las estatuas repartidas por el recinto realizadas por el escultor Arno Breker por orden del Führer.