Mujeres sufren discriminación por edad antes y más a menudo
Enviar

Al igual que en muchos aspectos de la vida de las mujeres que trabajan, conseguir empleo después de determinada edad puede ser más difícil para ellas que para los hombres.
Un estudio de la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas que analizó más de 40 mil solicitudes de empleo en una variedad de industrias encontró “sólidas” pruebas de discriminación por edad en la contratación de candidatas mujeres y “considerablemente menos pruebas” de discriminación por edad hacia los candidatos hombres.
Estas conclusiones indican que la discriminación por edad es un problema especialmente femenino.
Los investigadores enviaron currículums a ofertas de empleo en cargos de ventas, administración, seguridad y tareas de portería. Midieron la tasa de respuesta, comparando a los postulantes jóvenes (de 29 a 31 años) con dos grupos de trabajadores más grandes (los de 49 a 51 años y los que estaban cerca de la edad de jubilación de 64 a 66 años), incluyendo como factor las posibles razones por las que una compañía podría no querer contratarlos, como la experiencia.
“Nuestros resultados generales son mucho más marcados para las mujeres que para los hombres”, dijo David Neumark, investigador principal del estudio. “Los resultados de las mujeres siguen siendo firmes en todos los casos”. Los resultados de los hombres son mucho más ambiguos.
En ninguna situación, los hombres sufrieron una discriminación estadísticamente significativa antes de los 51 años. De hecho, los hombres de 49 a 51 años fueron entrevistados por los posibles empleadores en mayor proporción que los candidatos jóvenes cuando se postulaban como porteros.
Conforme se acercan a la edad de jubilación, algunos hombres experimentan discriminación por edad, aunque no siempre. En el caso de los que se postulan a empleos en seguridad, los investigadores observaron que no había una discriminación por edad estadísticamente significativa en ningún grupo etario.



Ver comentarios