Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



NACIONALES


Mujeres buscan unión para controlar el Congreso

Esteban Arrieta [email protected] | Lunes 25 abril, 2016



Dar un paso más en la búsqueda de la igualdad, es lo que pretenden las diputadas, quienes están dispuestas a unirse para forzar el nombramiento de una mujer como nueva presidenta del Congreso.
En los últimos 66 años, solo en dos ocasiones una dama ha estado al frente del directorio legislativo, por lo que congresistas del PAC, el PLN y el Frente Amplio, podrían unirse para impulsar a Emilia Molina de la bancada oficialista, o bien, a la liberacionista Sandra Piszk para ocupar ese cargo.
A pocos días de la sesión del 1 de mayo, no está claro qué pesará más entre los partidos: el tema de género o la línea de fracción.

 

Emilia Molina: “Queremos terminar con el machismo en Asamblea”

¿Por qué una mujer debe liderar?
Desde 2015 conformamos un bloque de mujeres para impulsar la agenda de género en la Asamblea y como una de las metas, se estableció el ganar mayores espacios políticos y así, avanzar en la igualdad.

¿Cree que el machismo trata de evitar la agenda que menciona?
El Congreso es un reflejo de la sociedad y por eso, se ve gente que se opone a los proyectos.
Sin embargo, como diputadas y como mujeres, estamos en la obligación histórica de convertirnos en un modelo y por eso, vamos a pelear por las jefaturas, presidencias de comisiones y la presidencia del Congreso.

¿Qué pesará más, la línea de fracción o el tema de género?
No podemos negar que los intereses partidarios tienen peso, pero eso no va a inhibirnos de ninguna forma para luchar por nuestros intereses.

En estos tiempos es políticamente incorrecto oponerse a la lucha por la igualdad. Bajo esa premisa, ¿lleva ventaja como mujer, frente a un candidato hombre por este tema?
No creo que sea así todavía, porque aún hay mucha resistencia, sin embargo, el objetivo es ese, lograr que oponerse a los derechos de las mujeres sea ampliamente censurable.
Por otra parte, no tenemos ventaja, ya que compañeras como Rosibel Ramos del PUSC o Natalia Díaz del Libertario, no están con nosotras.

Para efectos del Gobierno, ¿cómo le podría sacar provecho Zapote a que esté una mujer al frente de la Asamblea?
Las mujeres que estamos en este esfuerzo por ganar la presidencia, somos proclives al diálogo y al entendimiento y eso ya es una ganancia, en relación con los hombres.
Tanto esta servidora, como la señora Piszk, hemos trabajado juntas con Patricia Mora, del Frente Amplio, y hemos logrado buena química.

Si se impone Sandra Piszk como candidata de las mujeres, ¿tiene el PAC más chance de aprobar impuestos?
Creo que sí, hay más oportunidad de conversar con Liberación.

 

Sandra Piszk: “La igualdad no se construye de buenos deseos”

¿Por qué los diputados deberían nombrarla como presidenta del Congreso?
Tengo las condiciones para hacerlo bien. En materia de negociación, mi paso por la Defensoría y el Ministerio de Trabajo me dan ventaja, además, creo que puedo ayudar a mejorar la credibilidad de la Asamblea.
Este tercer año es muy importante y se requiere de una gran dosis de negociación.

Usted disputa la candidatura con Juan Luis Jiménez en el PLN. ¿Lleva ventaja por el llamado hecho por el bloque de diputadas para que haya más espacios políticos para las mujeres?
Este no es un asunto de género. Yo no me estoy valiendo de mi condición como mujer, ya que tengo un currículo y capacidades que me respaldan.
Sin embargo, no está de más recordar que en 66 años, solo en dos ocasiones una mujer ha tenido la oportunidad de liderar en Cuesta de Moras.

¿Hay doble cara de los partidos al hablar de género en algunas ocasiones?
Los partidos han venido hablando de la participación de la mujer hace tiempo, pero el camino a la igualdad no se construye de buenos deseos, sino de acciones.

¿Tienen posibilidades reales de unirse las 20 mujeres por encima de los partidos?
Cada agrupación está analizando el tema a lo interno. Hemos dicho que no pretendemos perder la identidad de los partidos, pero sí estamos de acuerdo en promover candidaturas de mujeres. Ahora bien, no descartamos que las diputadas nos unamos, ya que representamos el 35% de los puestos en la Asamblea, más algunos hombres.

¿Estaría usted dispuesta a unirse con el PAC y el FA, sin importar la alianza de oposición que se formó en la última legislatura?
Absolutamente. Podemos conversar con el PAC y el Frente Amplio y con todos los partidos, ya que hay proyectos polémicos urgentes, que requieren de un alto consenso y por tanto, no se puede excluir a nadie.
Sin embargo, entiendo también que las decisiones tienen que tomarse y que poner de acuerdo a todos no es sencillo.

¿Qué pasará con la alianza que tienen con el PUSC?
Es algo que no sabemos porque ellos no han decidido.
Lo que sí sé, es que hay un grupo de no menos de 18 diputadas que están decididas a unir sus votos si es necesario.