Foto 1
Todos podemos tener un negocio propio. Ser ordenados con las cuentas, perseverancia y paciencia son la clave, además de contar con el aval de una institución financiera, explica Margarita Martínez, de Morén. Gerson Vargas/La República
Enviar

Presidente firmó ley la semana pasada

Mujer y agro ganadores con Banca de Desarrollo

Falta la reglamentación para saber si serán tasas por debajo de las de mercado

Las pequeñas empresas, principalmente lideradas por mujeres o del campo agropecuario, pronto podrán pedir hasta ¢65 millones prestados a tasas preferenciales, tras la firma de la reforma integral de la ley de Sistema Banca para el Desarrollo.
Los requisitos para estos préstamos suelen ser menos rigurosos que aquellos que las entidades financieras ofrecen; incluso por medio del sistema de avales, muchas empresas sin garantías logran llegar a los recursos.
Así entre otras cosas lo que se necesita es cumplir con ser una micro, pequeña o mediana empresa, tener un plan de negocios o una idea, y tener un capital para iniciar que suele ser un 10% o más del crédito que se solicitará.
Además, hay una pequeña proporción que se utiliza para capital semilla de empresas, pero este tiene que seguir todos los lineamientos que el sistema establece y suele ser muy riguroso, debido al alto riesgo.
De los fondos de dicha banca se dedicará un 40% de los recursos a la agricultura, además dará una prioridad a las microempresas, y a las empresas dirigidas por mujeres.
Una de las ya beneficiadas y que espera tener más acceso a recursos para continuar con su emprendimiento es Margarita Martínez, quien desde hace un año creó un centro de acondicionamiento físico en Cartago.
“Mucap fue la entidad que me ayudó, ellos vieron el proyecto, y que estaba liderado por una mujer, vieron que tenía capital para iniciar, además que el plan de negocios estaba montado, ellos me ayudaron con la segunda parte para condicionar el sitio”, explicó Martínez, dueña de Morén, donde incluso entrena Leonardo Chacón, el triatleta nacional.
En el sistema financiero casi todos los bancos, mutuales y financieras tienen líneas de crédito aprobadas para gestionar sus préstamos ya sean por medio de avales, descuento de facturas o créditos directos.
La Banca de Desarrollo tiene fondos aproximados a los ¢370 mil millones, proveniente de un fideicomiso y dos fondos creados por la ley original en 2008, donde se encuentra dineros del peaje bancario, fideicomisos agropecuarios y nuevos ingresos por impuesto de la renta en la banca de maletín.
El Fideicomiso Nacional de Desarrollo cuenta con ¢105 mil millones, principalmente de préstamos internacionales no reembolsables.
El fideicomiso además tendrá una entrada de hasta ¢15 mil millones anuales, producto de un nuevo impuesto en los intereses pagados en los préstamos en dólares obtenidos en el extranjero.
En lo que a los fondos se refiere, unos ¢240 mil millones vienen del llamado “peaje bancario”, que consiste en la captación del 17% de los depósitos de cuenta corriente de la banca privada.
Otra parte viene del Fondo de Financiamiento para el Desarrollo de ¢23 mil millones anualmente, provenientes del 5% de las utilidades de los bancos públicos —Nacional, BCR, Popular y Bancrédito.


Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR

Ver comentarios