Enviar
Muebles ganadores

La Bienal del Mueble premió a principiantes y expertos que mostraron su talento en madera

Melissa González
[email protected]

El crecimiento y la demanda de la industria mobiliaria motivaron la creación de la primera Bienal Costarricense de Diseño del Mueble.
La actividad se llevó a cabo con el fin de dar a conocer la creatividad de los diferentes diseñadores por medio de colores, formas, texturas, nuevos tratamientos de materiales y visiones del mueble actual.
Esta actividad fue organizada por la Universidad Veritas en colaboración con la empresa Euromobilia, el apoyo de Fondo Nacional de Financiamiento Forestal y de Ministerio de Cultura y Juventud.
Este evento fue declarado de Interés Cultural por el ministerio y cuenta con el Sello de Respaldo de la Asociación Latinoamericana de Diseño (ALADI).


Los premiados

Benjamín Viellard
Una silla para relajarse hecha de teca inspirada en la naturaleza de Costa Rica y que asemeja la figura de una ola de mar, fue la obra ganadora de la primera Bienal del Mueble.
La pieza fue creación de Benjamín Viellard, francés que actualmente estudia arquitectura.
Viellard, de 18 años, podrá exponer la obra —titulada “R. MUTT”— en el evento Salón de Diseño del Mueble MOVESUL 09, en Brasil. Además recibió un reconocimiento de $1.200.







Miguel Gutiérrez
Aunque no posee ningún estudio al respecto, Gutiérrez recibió una mención de honor.
Su obra se titula “Des-Cubiertos”, y la identifica como conceptual, un mueble ilógico si se puede llamar, por el contraste entre un frente del mueble totalmente hermético, contra la parte de atrás totalmente abierta.
Para este mueble mezcló dos maderas, gravilia y pejibaye. La inspiración fue querer darles su lugar a los cubiertos, tan utilizados en todas las casas, pero desterrados cuando no están en uso.






Rodolfo Morales
Su obra también fue reconocida con una mención de honor, se titula “Diálogos” y fundamentalmente son tablas con la idea de presentar árboles inclinados entre los cuales hay un diálogo.
El material que utilizó fue laurel de plantación de Limón, y decidió en su diseño respetar las texturas y la naturaleza de la madera, incluso se pueden apreciar partes que han sido víctimas del comején, lo que él resaltó con una tinta para mostrar el paso de los insectos. La pieza es una bufetera.
Morales trabaja en madera desde hace 24 años y ha participado en varios eventos y bienales de diseño en diferentes países.
Ver comentarios