Enviar
Mucho viejo en la NFL
Acereros están repletos de veteranos; vencen Texans y Empacadores

Cuentan los analistas de la NFL que el temor más grande que tiene una defensiva es envejecer ante el tipo de ofensiva que se ejecuta en la actualidad.
De manera que por más que se aprecie la experiencia y la mejor lectura, es la edad el peor enemigo de los defensores que buscan mantener a sus enemigos bloqueados con la menor cantidad de yardas y puntos.
Al inicio de temporada se presenta una clasificación para medir cuáles son los equipos más veteranos de acuerdo al número de jugadores con más de 30 años con titularidad en su posición y de acuerdo con esta lista, los Acereros de Pittsburgh son los más viejos de la liga con siete de 11 defensivos del primer equipo con más de 30 primaveras, siendo la defensiva secundaria la más impactada por el promedio de Ike Taylor, Ryan Clark y Troy Polamalu.
Otros equipos que están llegando a un momento donde el punto de equilibrio entre jóvenes y veteranos se carga para los treintañeros son los Jets de Nueva York, los Cargadores de San Diego, los Osos de Chicago y los Halcones de Atlanta.
Curiosamente los Cuervos de Baltimore, con todo y la presencia de Ed Reed y Ray Lewis, están ubicados en la casilla 15 de esta lista de veteranía.
Lo curioso del caso es que por lo menos Osos y Acereros están dentro de las cinco mejores defensivas totales hasta la Semana Seis, y particularmente Pittsburgh, se ha mantenido desde hace diez años dentro de las nueve mejores de la liga al finalizar la temporada regular, con siete posiciones Top 5 y cuatro de esos diez años como la número uno.
En dos de los principales duelos de la Semana Siete, ayer en Houston, la frustración de la derrota sufrida la pasada semana ante los Empacadores de Green Bay, que les costó quedarse sin el invicto, quedó atrás para los Texans, que volvieron al camino del triunfo de forma brillante al imponerse por 43-13 a los Cuervos de Baltimore en clásico de líderes de división de la Conferencia Americana (AFC).
Esta vez de nuevo el ataque de los Texans, tanto por tierra como por aire, funcionó y su defensa volvió a ser eficaz y segura ante un rival que llegó con bajas importantes por lesión para competir.
El mariscal de campo Matt Schaub hizo dos envíos de anotación para reencontrarse con la mejor dirección en el juego del equipo, concluyó el partido con 23 pases completados de 37 y no le interceptaron ninguno para dejar en 100,7 su índice pasador, comparado al 45,4 que tuvo Joe Flacco, de los Cuervos.
Mientras que el corredor estelar Arian Foster hizo 19 acarreos para 98 yardas y fue durante todo el partido la gran pesadilla de la defensa de los Ravens.
El trabajo de la defensa de los Texans no tuvo nada que ver con el pobre rendimiento que mostraron el pasado domingo ante el mariscal de campo de los Empacadores, Aaron Rodgers, al que le permitieron dar seis pases de anotación.
Y hablando de Rodgers, ayer volvió a brillar en el juego ofensivo de Green Bay, que volvieron a vencer de visitantes por segunda jornada consecutiva, esta vez por 20-30 sobre los Carneros de San Luis.
El mariscal estelar de los Empacadores hizo conexión con el receptor abierto Jordy Nelson con pase de tres yardas en el primer cuarto. Después encontró a Randall Cobb con envío de cinco en el segundo, y en el cuarto lo volvió a encontrar con otro envío de 39 yardas para cerrar la cuenta.
Rodgers completó 30 de 37 pases para 342 yardas con tres envíos de anotación, no le interceptaron ningún balón y dejó en 132,2 su índice pasador.

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Consultas ESPN y EFE
Ver comentarios