Foto 1
De mantenerse las condiciones actuales de tasas y crecimiento, en un futuro cercano la morosidad golpearía a bancos y deudores Archivo / La República
Enviar

Desaceleración disminuiría capacidad de pago

Morosidad afectará toda la economía

Deudores podrían perder sus garantías

Las altas tasas de interés combinadas con menor actividad económica amenazan con aumentar los morosos en los bancos. Con esto no solo cientos de personas podrían perder su casa, su carro y otras garantías que se dan para los préstamos, sino que serían millones en impagos a las entidades financieras, provocando un malestar económico generalizado.
Este problema se daría en unos meses dado que los efectos negativos de las altas tasas y el poco dinamismo productivo se reflejan con cierto rezago.
La capacidad de pago depende mucho de la tasas de interés cobradas, es decir de cuán caro o barato sea el préstamo. Por cada punto porcentual que aumenta una tasa como la Básica Pasiva (que refleja el pago que hacen los bancos por depósitos a plazo) la morosidad podría aumentar hasta en 0,4% en el mes siguiente, según detalla una investigación de Max Soto y Marlon Young del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas.
Miles de préstamos tienen como referencia en sus cuotas la tasa básica pasiva y desde enero esa tasa ha subido desde el 8% hasta el 10,5%; el riesgo es grande porque la morosidad de los bancos estatales (los principales prestamistas del país) está cercana al límite permitido del 3%.
Pero estos impagos no han sobrepasado el límite aún porque la actividad económica crecía muy rápidamente en los primeros meses del año. El gran problema es que desde agosto, la economía ve decrecimiento en sectores como manufactura, agricultura y construcción, sobre todo porque el panorama internacional no es alentador. Estados Unidos, el principal destino de exportaciones costarricenses, está pasando una mala racha y Europa aún no se recupera.
“Existe un riesgo de mayor desaceleración de la producción”, detalló Francisco de Paula Gutiérrez, expresidente del Banco Central, en una presentación para INS Valores.
Si los deudores tienen menos actividad, su capacidad de pago se disminuye por lo que se vislumbra un aumento en la morosidad en un futuro cercano.
Los impagos no se ven reflejados tan fuertemente ya que el crédito sigue creciendo y la morosidad es un porcentaje; si se aumenta el crédito se reduce la morosidad automáticamente, no importa si se mantiene la cantidad de impagos y todos los bancos están creciendo en su crédito.
Pero es una realidad que cientos de personas ya están sufriendo los efectos de las altas tasas y eso se ve en la cantidad de bienes que los bancos están rematando de sus clientes, cifra que ha subido en todas las entidades estatales.
Ante lo anterior usted debe ser muy cauteloso, y le damos algunos consejos.
Endeudarse en colones actualmente es muy caro. Por ello, si puede evitar tomar un préstamo, hágalo. Si necesita hacerlo busque opciones que no estén ligadas a la Tasa Básica Pasiva. Por ejemplo los créditos en Unidades de Desarrollo que ofrecen algunos bancos estatales están referenciados a la inflación y esta se ha mantenido baja últimamente. Otras entidades tienen fondos especiales que tampoco tienen sus tasas referenciadas a la inflación.
Por otro lado, si su empresa es pequeña o mediana, puede buscar alternativas como la banca de desarrollo, cuyas tasas de interés son de las más estables del mercado.
Analice un préstamo en dólares, actualmente es más barato y hasta el momento menos volátil la tasa. Solo tome en cuenta que esta recomendación funciona más si es un préstamo a corto plazo, ya que en mediano o largo plazo existe el riesgo de que el tipo de cambio suba y la deuda se le incremente.
Converse muy bien con su banco si le conviene la deuda ahora, a veces esperar es el mejor de los remedios, así evita que sus garantías sean rematadas o que su historial crediticio sea manchado al tomar un préstamo que no pueda pagar.

Carolina Acuña
[email protected]

Ver comentarios