Enviar
Morales refuerza perfil político de su gabinete

Presidente boliviano enfrenta la presión de manifestantes en las regiones autonomistas de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija

La Paz
EFE

El Gobierno de Bolivia fue reforzado ayer con ministros de perfil político para áreas económicas, en momentos de creciente conflictividad social provocada por su enfrentamiento con los opositores autonomistas, que bloquean rutas y atacan oficinas estatales.
Cinco ministros, tres de ellos nuevos en el Ejecutivo, asumieron ayer sus cargos con la promesa de avanzar en las reformas del presidente, Evo Morales, que desde hace dos semanas está bajo la presión de manifestantes en las regiones autonomistas de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija.
Saúl Ávalos, un economista de Santa Cruz, asumió ayer la dirección del Ministerio de Hidrocarburos, con una experiencia puntual de cinco meses en el sector por haber sido interventor de la Compañía Logística de Hidrocarburos de Bolivia nacionalizada en mayo pasado.
El nuevo ministro asumió su cargo de manos de su antecesor Carlos Villegas, quien pasó a la cartera de Planificación, durante un acto en el que llamó la atención de forma particular su corbata, ya que tenía la imagen del guerrillero Ernesto Che Guevara.
Ávalos, que es el tercer ministro del área en los más de dos años y medio del Gobierno de Morales, tiene una trayectoria política vinculada a la Asamblea Constituyente, donde presidió la comisión de Autonomías, uno de los asuntos polémicos de la disputa de Morales y la oposición.
“Entendemos perfectamente que lo que nosotros debemos cuidar es que los beneficios de la explotación de los hidrocarburos sean para los bolivianos”, dijo Ávalos.
El nuevo ministro de Desarrollo Rural, el abogado cruceño Carlos Romero, también tiene un perfil político desde su trabajo como presidente de la Comisión de Tierra y Territorio de la Asamblea Constituyente por el partido del presidente Morales.
Romero fue director de la organización no gubernamental Centro de Estudios Jurídicos e Investigaciones Sociales (CEJIS), una entidad especializada en temas campesinos para la que han trabajado varios ministros y viceministros del gabinete de Morales.
Romero apostó ayer por una salida dialogada a la crisis boliviana al decir que “la violencia no es el camino” para resolver el enfrentamiento que divide al país entre la oposición autonomista y el proyecto izquierdista de Morales.
No obstante, ayer se agravó la confrontación con nuevos choques en Santa Cruz, donde militares y policías reprimieron con gases y balines varios intentos de tomas de oficinas estatales.
Ver comentarios