Enviar
Durante su estancia se espera la firma de un acuerdo de $3 mil millones para la exploración de nuevos yacimientos de gas
Morales busca cooperación en Rusia

Se explorará la posibilidad de captar inversiones para crear en Bolivia una industria de acumuladores de litio

Moscú
EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales, llegó ayer a Moscú en la primera visita a Rusia de un jefe de Estado boliviano, en la que busca impulsar la colaboración bilateral, en particular, en el ámbito de la energía.
El avión del mandatario boliviano aterrizó en el aeropuerto gubernamental de Vnúkovo, informó desde esa terminal aérea la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.
Morales, que tendrá su residencia en el Kremlin, se reunirá hoy con el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, y se entrevistará también con el primer ministro Vladímir Putin.
Durante su estancia de poco más de 24 horas en la capital rusa se espera la firma de un acuerdo con el consorcio ruso Gazprom, que contempla inversiones hasta por $3 mil millones (2.300 millones de euros) para la exploración de nuevos yacimientos de gas en Bolivia.
Se trata, en concreto, de labores de prospección en tres bloques situados en el suroeste de Bolivia con reservas de gas potenciales de hasta 300 mil millones de metros cúbicos.
En setiembre del año pasado, Gazprom, la francesa Total y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) anunciaron la creación de una sociedad para explorar nuevas reservas de gas y petróleo en Bolivia, con una inversión estimada en $4.500 millones (3.491 millones de euros).
Morales anunció que sus conversaciones en Moscú explorará también la posibilidad de captar inversiones para crear en Bolivia una industria de acumuladores de litio, metal no pesado ni contaminante del que el país sudamericano posee la mitad de las reservas mundiales.
“Es la primera visita que realiza un jefe de Estado de Bolivia a Rusia en la historia de nuestras relaciones diplomáticas y eso, obviamente, le da un carácter diferente a esta presencia del presidente Morales en Rusia”, dijo a Efe el embajador boliviano ante el Kremlin, Sergio Sánchez Ballivián.
La Unión Soviética, de la que Rusia es heredera jurídica, y Bolivia establecieron relaciones diplomáticas el 18 de abril de 1945, al termino de la Segunda Guerra Mundial.
El intercambio comercial entre ambos países no supera los $5 millones (3,8 millones de euros) anuales y mientras Rusia exporta a Bolivia fundamentalmente equipos técnicos, importa del país sudamericano frutas, café y mineral de estaño.
Sin embargo, pese al pequeño volumen de los intercambios, Sánchez Ballivián destacó que ha habido un “paulatino acercamiento entre Rusia y Bolivia, que se ha dinamizado muchísimo a partir de la gestión del presidente Morales”.
“Esperamos que se concreten importantes entendimientos y que se fortalezcan las relaciones entre ambos países en muchos ámbitos”, dijo.
“En el tema de la energía es donde hemos avanzado con más velocidad”, dijo el embajador en alusión a los memorandos de entendimiento firmados con la parte rusa que conforman el marco de referencia de la cooperación en este ámbito.
Recalcó, eso sí, que no todo en la cooperación ruso-boliviana se reduce al ámbito de los hidrocarburos, ya que “hay otras áreas que ambas partes tienen gran interés en desarrollar, fortalecer y proyectar en una alianza de largo aliento”.
La visita de Morales se produce en medio de una política de acercamiento entre Rusia y América Latina: el presidente boliviano es el cuarto jefe de Estado latinoamericano que visita Moscú en poco más de dos meses.
Con anterioridad estuvieron en el Kremlin la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner; el jefe de Estado nicaragüense, Daniel Ortega, y el presidente de Cuba, Raúl Castro.
Para abril próximo está prevista la visita de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, mientras que el jefe del Estado venezolano, Hugo Chávez, es huésped frecuente y socio privilegiado de Moscú.
“Nuestra cooperación no está dirigida contra terceros países y no está supeditada a la coyuntura política”, declaró recientemente el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, al explicar que el acercamiento de Moscú a los países latinoamericanos es producto de “coincidencias objetivas”.
Según datos del Ministerio de Exteriores ruso, el intercambio comercial entre Rusia y América Latina se incrementa anualmente entre el 25% y el 30 y el año pasado rondó los $15 mil millones.
Ver comentarios