Enviar
Jueves 12 Marzo, 2009

MOPT e infraestructura necesaria


Cuanto informe nacional o internacional que se realiza critica la falta de infraestructura adecuada en nuestro país, lo que debe imponer un debate serio alrededor de este tema.
Y es que no hay sector de la población que no tenga relación alguna con el estado de nuestra red vial, de la infraestructura portuaria y aeroportuaria, de las carencias de vías alternas de comunicación, etcétera.
Siendo el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) la cartera señalada para paliar tan impostergable necesidad, conviene revisar su cúmulo de competencias legales para concluir si no requeriremos, más bien, un ministerio aparte, fuerte, independiente, que destine todos los esfuerzos requeridos para construir —y no solo planear— la infraestructura que este país necesita.
El MOPT actualmente tiene a cargo, entre otras competencias, todo el transporte público (taxis, buses, servicios especiales, el servicio escolar), la dirección de Aviación Civil, la Policía de Tránsito, el señalamiento vial, el transporte marítimo y las terminales de navegación, el mantenimiento y construcción de las vías nacionales, el otorgamiento de licencias de conducir, el efectuar todos los mapas del territorio, y muchas otras funciones más.
En medio de tal marasmo de asuntos ¿cómo pensar que este Ministerio nos dotará de la infraestructura requerida en estos tiempos modernos?
Un país como el nuestro, donde el turismo se ha convertido en la principal actividad económica, urge de cambios en nuestra ya asumida forma de atender temas como el que expongo. Verbigracia, la actual distinción de vías nacionales (administradas por el MOPT) y las cantonales (de resorte de cada municipalidad), debe desaparecer; ¿o es que acaso algún costarricense o turista está sabido de que cambia de una vía a otra cuando circula por ellas o recibe algún beneficio por ello?
Un Ministerio que tenga por única competencia dedicarse a construir la infraestructura que nos convierta en un país de tránsito cómodo, ágil para importar y exportar, facilitador de desarrollo, representa una medida que en un futuro cercano todos agradeceremos.


Edgardo Campos Espinoza
Abogado
[email protected]