Enviar
Montalto por fin celebró
El joven piloto logró concluir como campeón nacional



Dinia Vargas
[email protected]

Fue como se esperaba, un duelo a más no poder donde nadie quería dar el brazo a torcer. José Andrés Montalto buscaba retener lo que ya sentía suyo, Gerardo Moreno luchaba por arrebatárselo.
La pelea fue a muerte y el último banderazo del campeonato del rally nacional sería el encargado de marcar a los diferentes campeones, ya que después de cada etapa la tensión aumentaba, los números cambian, nombres subían, nombres bajaban.
Fue una final de infarto en la que la ruta, las faldas del volcán Poás, y el clima —especialmente cuando en las últimas etapas apareció la amiga indeseada, la neblina— y la afición, que acudió en gran cantidad, pusieron el ingrediente extra para que la emoción fuera mucho mayor.
Al final tenía que haber un vencedor y ese fue el joven Montalto, de 19 años, quien ganó el pulso a los hermanos Gerardo y Rebeca Moreno (campeones 2008) en la categoría N3.
“Se logró el objetivo, estamos muy contentos. Fue una carrera muy apretada donde no se podía aflojar (…) Es una felicidad muy grande y tengo que agradecer a todos los que me apoyaron durante todo este año”, comentó Montalto, quien desde los 11 años fue copiloto de su padre Andrés.
En la otra acera, morir con el acelerador apretado hasta el fondo fue el lema de Gerardo, quien asegura que se sintió muy cerca del título y que lo vio irse por muy poco, únicamente dos puntos.
“Fue un rally muy duro. Que Alejandro Riggioni (ganador de la fecha) se pusiera arriba fue una sorpresa, al final Riggioni hizo un excelente rally no pudimos contra él y eso nos costó el campeonato”, aseguró Moreno.
“Eso es lo que duele, porque uno se pone a pensar en todo, que si hubiera corrido la primera fecha, que si hubiera luchado por ganar una etapa más; pero al final, esto me da más ánimos para el otro año, porque demuestra que uno sigue siendo competitivo”, explicó Moreno, quien cosechó dos subcampeonatos (N3 y Absoluta).
El ganador de la última fecha fue Riggioni, quien se dejó las cinco primeras etapas del día, seguido de Moreno, Víctor Salazar y Montalto.
Como hecho sobresaliente está el doble triunfo de Marvin Gómez al dejarse la N2, pero además históricamente la Absoluta.
En la Absoluta, Gámez se dio el gusto de dejar en el camino a pilotos que poseen vehículos de mayor cilindraje como Moreno (segundo) y Montalto (tercero). Por su parte, en el caso de la N2, Gómez no tuvo mayor problema al proclamase campeón, más cuando Andrés Molina, su rival próximo, tuvo problemas eléctricos que lo obligaron a seguir compitiendo como Super Rally, lo cual echó por la borda sus aspiraciones de presionar al líder.


Ver comentarios