Enviar
Viernes 6 Noviembre, 2015

Don Luis Guillermo, es imperativo apartar del poder al montón de personajes que quieren que todo siga igual

Monólogo político

En política no solo son importantes las acciones, sino que también es fundamental el discurso desde el cual se legitiman las acciones.
Las oportunidades o se aprovechan o se pierden, para el PAC esto es hoy o es nunca y el presidente Luis Guillermo Solís debe asumir con responsabilidad y convicción el liderazgo otorgado por 1.400.000 votantes que creyeron en sus ideales.
Está claro que su buen discurso legitimó las acciones que atraparon emocionalmente a los votantes indecisos y permitió superar las contradicciones manifiestas en la construcción de su propuesta política.
En su discurso ganador como presidente electo enfatizó en el compromiso que adquiere para cambiar el rumbo de este país, mejorando los índices de pobreza, impulsando mayor acceso a la educación y el uso de la transparencia como herramienta para derrotar la corrupción entre muchas otras cosas y de ahí caminar con paso firme hacia el desarrollo.
No obstante, el rumbo del país no ha cambiado y ya es necesario golpear la mesa, y si es necesario voltearla, tomar el control, definir el rumbo y navegar hacia adelante.
Don Luis Guillermo, es imperativo apartar del poder al montón de personajes que quieren que todo siga igual; también a los oportunistas que siempre rodean el poder, y a los inútiles que se sienten estrategas.
Para cambiar el rumbo no solo se tienen que cambiar caras, es necesario construir equipo. Hay suficiente talento, voluntad y ganas para producir el relevo y consecuentemente el cambio de rumbo, solo hay que soltar los frenos.
Sin duda alguna las ideas sobran, más que suficiente; hay profesionales, académicos, intelectuales, autodidactas, agricultores, empíricos, y creativos que pueden aportar al relevo y la renovación del ideario, lo único que esperan es que se abran las puertas y ventanas para que entre aire fresco.
Señor presidente, la llave está en sus manos y puede usar el poder de decisión y de convocatoria que le da este cargo, para impulsar el giro del cambio que usted dice representar y quiere para Costa Rica.
En materia de política social es evidente el rezago y el agravamiento, como también lo es la debilidad interna del desarrollo nacional y el resultado de las deficiencias de la actual política económica, como líder debe crear el espacio y abrir las puertas para la renovación.
Está en sus manos y en las de su equipo de trabajo contribuir a que nuestra economía tenga el tamaño que le corresponde y sea adecuada a la población, y que las políticas públicas generen factores de desarrollo, respetando los derechos humanos y estableciendo las condiciones para que puedan funcionar.
Por último, la reforma del Estado debe ser una tarea constante. Así como una política pública tiene que ser un canal de participación ciudadana en donde los partidos, los ciudadanos, los afectados, los interesados, tienen que participar, ya que es necesario sincronizar intereses que no coinciden.

Luis Fernando Allen Forbes
Asociación Salvemos El Río Pacuare