Foto 1
Enviar

Monedas en caída libre atan las manos de bancos centrales


Los banqueros centrales de las economías andinas que dependen de las materias primas ni siquiera consideran bajar las tasas de interés para reanimar el crecimiento a pesar de la caída de los precios del petróleo, el cobre y otros productos primarios.
El motivo es que el creciente derrumbe de los precios también arrastra a las monedas de Colombia y Chile, lo que impulsa la inflación y ata las manos a las autoridades.
Los operadores de renta fija han aumentado ahora sus estimaciones de costo de vida para Colombia y Chile luego de que las monedas de ambos países se debilitaran más de 10% en los últimos tres meses.
“Es un dolor de cabeza”, dijo por teléfono desde Santiago Luis Oscar Herrera, economista jefe para la región andina de BTG Pactual SA. “Todos los países andinos tienen una inflación por encima de su objetivo”.
En entrevista con el diario local La Tercera publicada el domingo, el presidente del banco central chileno, Rodrigo Vergara, dijo que una rebaja de la tasa de interés está completamente fuera de cuestión en tanto la caída del peso alimenta la aceleración de los precios.
La economía de Chile se contrajo 0,07% con ajuste estacional en los primeros cinco meses del año como consecuencia del derrumbe del precio del cobre.
Chile es el mayor exportador mundial del metal, que ha caído 26% en el último año.
La declinación del peso a cerca del punto más bajo en 12 años ha contribuido a llevar los incrementos anuales de precios al consumidor en Chile a 4,4%, lo que supera la banda objetivo del banco central por 14º mes en 15.
Los operadores estiman ahora que la inflación se acelerará a un promedio de 3,23% en los próximos dos años sobre la base de una medición del mercado de permutas conocida como tasa de equilibrio.
En junio estimaban que el costo de vida anual se desaceleraría a un promedio de 2,71%.
En Colombia, los precios al consumidor aumentaron 4,42% en junio, lo que supera la banda objetivo del banco central por quinto mes.
La inflación se acelera, en tanto el peso colombiano ha caído más de 35% en el último año, la mayor declinación entre más de 150 monedas que sigue Bloomberg después del rublo ruso y la grivna ucraniana.
Los operadores han llevado la tasa de equilibrio a un año en Colombia a 3,3%, en comparación con 2,33% de apenas el mes pasado.

Bloomberg

 

Ver comentarios