Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Modernizar el agro

| Lunes 04 febrero, 2008



Modernizar el agro


Los agricultores del país se quejan de la falta de apoyo de parte de las autoridades. A estas corresponde desarrollar planes y proyectos para tecnificar la labor agropecuaria y capacitar a los trabajadores del agro para enfrentar con éxito la posibilidad de exportar sus productos, aprovechando la globalización y los tratados de libre comercio, además de abastecer al país con productos de buena calidad, garantizando la seguridad alimentaria y el sustento para sus familias.
El tema es de mucha importancia y existen ejemplos claros de lo que podría suceder si Costa Rica no toma las medidas adecuadas oportunamente para garantizar la efectividad y productividad de los agricultores y ganaderos a la altura de los tiempos, es decir, bajo los parámetros de calidad internacionales.
Hemos visto cómo en México, por citar solo un país y cercano al nuestro, la falta de las medidas antes mencionadas, ha llegado al punto de forzar hoy a los agricultores de ese país a organizarse y manifestarse para exigir al gobierno que renegocie el capítulo del TLC entre México y Estados Unidos relacionado con la agricultura.
Un producto emblemático, tanto en México como en Estados Unidos, es el maíz, cuyo cultivo se vería en peligro en aquel país, especialmente en el caso del maíz blanco, al igual que el frijol o la leche, entre otros, debido al grado de beneficios que Estados Unidos otorga a sus agricultores, lo cual no sucede en México.
Tampoco se tomaron medidas para introducir la necesaria tecnología de punta y los conocimientos, la capacitación a los agricultores para que, al menos, contaran con esas armas para defenderse si es que no iban a tener subsidios, como sí lo tiene la competencia estadounidense.
Esto es lo que se debe evitar, desde ahora, en Costa Rica, y para lo cual se deben tomar medidas de inmediato a fin de modernizar y hacer altamente efectivo al sector agropecuario. Algo que, por cierto, no es imposible si existe la suficiente voluntad política para enfrentar el asunto.
La atención y las acciones enfocadas a los sectores posiblemente perdedores debido a los tratados de libre comercio son indispensables para que, junto a los ganadores, conformen la sociedad unida que se necesita para seguir adelante.
En este sentido, la administración tiene la palabra, el resto de la población solo puede, si observa con atención, ver el problema y advertir el peligro.