Moda laboral es más informal que nunca
Roberto Lobo, relacionista público de Almacenes Simán y Argelia Arguedas, estilista de moda, dan algunas recomendaciones acerca de la vestimenta laboral. Glen Álvarez/ La República
Enviar

Para el empleado, la moda laboral es un factor que le ayudaría a sentirse cómodo en el trabajo. Para el patrono, es cuestión de cómo balancear el deseo de incrementar la productividad, gracias a la buena actitud del personal, así como asegurar que este refleje una imagen positiva de la empresa.

Estas son algunas de las dudas que están surgiendo de la tendencia actual de vestirse de manera informal, en parte por los cambios generacionales, sobre todo la entrada en la fuerza laboral de los millennials.


En cuanto a la tecnología, esta permite a menudo el trabajo remoto, incluso desde otros continentes, de modo que las personas que colaboran ni siquiera se ven.
La tecnología además permite tener un mayor acercamiento con otras culturas, que nos enseñan una variedad de opciones y tendencias, tal como lo dice Lynda Mena, propietaria de Salvatore Ferragamo.
Mientras tanto, la comodidad es importante en un contexto social donde a menudo se dispone de poco tiempo para cuidar su vestuario.
Los millennials tienden a ser los más atrevidos, en cuanto a la moda laboral, influidos por sus propios homólogos en medios no tradicionales, incluso muchos se visten en ropa deportiva, como tenis, tela de licra y camisetas atléticas.
Sin embargo, la normas de la moda varían por empresa, incluso el uso del atuendo formal sigue siendo obligatorio para personas responsables del dinero u otros activos de terceros, como es el caso de abogados y banqueros.
Desde la perspectiva de la empresa, además, se trataría de una “arquitectura de imagen”, que expresa los valores, comentó Cristina Cubero, directora de Consultoría de Deloitte.
“Podría ser ‘seguridad’, ‘solidez’, ‘innovación’, y a partir de este análisis desarrollar un estilo, y un código de vestimenta”, agregó.
Motivar al personal, sería otra de las razones para que una empresa permita esto o no, dijo Cristina Rodríguez, HR Consultant de Doris Peters y Asociados.


MÁS CASUAL


Comodidad y productividad son los factores predominantes en las tendencias de la moda ejecutiva; sin embargo, las normas varían por sector o empresa, de acuerdo con las perspectivas de algunos analistas, sean del mundo de la moda o de relaciones humanas.

Lynda Mena

Propietaria
Salvatore Ferragamo

Cada vez más empresas optan por que sus ejecutivos trabajen de manera relajada. Vivimos en una zona de clima tropical y eso implica vestir según las condiciones laborales.
Cada ejecutivo se viste según su área de trabajo, pero por su trato con clientes de alto nivel, el abogado y el banquero deben siempre lucir impecables, con pantalón y zapatos de vestir y camisa formal.
Ahora la moda cambia a menudo de forma muy rápida, ya que la tecnología permite tener un mayor acercamiento con otras culturas que marcan las tendencias.
Entretanto, los empresarios nos comprometemos a traer las últimas colecciones y tendencias de la moda, lo que a su vez ha generado cambios radicales en la forma de vestir.

Roberto Lobo

Relacionista público
Almacenes Siman

Uno de los looks ejecutivos destacados en los últimos años, es la versatilidad de las prendas, para que sean funcionales y se les pueda sacar mayor provecho. Otro factor importante es la comodidad, lejos de los trajes de sastre rígidos, las nuevas tendencias presentan estilos relajados que mantienen la formalidad.
La incorporación cada vez más fuerte de diseños vanguardistas y modernos en prendas que antes eran básicas como el pantalón al tobillo en el caso de los hombres.
Cada profesional tiene requerimientos de vestimenta específicos, así que una mercadóloga necesita las prendas modernas y a la moda, y un ingeniero pantalones caqui y una camisa polo; un abogado, un traje con corbata.
En cuanto a los millennials, no siguen los patrones establecidos, son prácticos y buscan sobre todo la comodidad, mientras sus conocimientos de moda se basan en las publicaciones de influenciadores como bloggers y líderes de opinión, que también son jóvenes.

Argelia Arguedas

Fashion Stylist
Coaching Trends

Todos los trabajos tienen diferentes labores, algunos se desarrollan detrás de un escritorio con cero exposición, y otros con miles de diferentes clientes enfrente.
Cuando se maneja dinero, como en bancos o firmas de abogados, la vestimenta debe reflejar seriedad, responsabilidad, honradez y seriedad; por ejemplo con traje sastre, corbata, mocasines de cuero y accesorios elegantes.
Cuando se está en un call center, donde el cliente nunca te ve y te rodeas de gente joven con horarios complicados, la vestimenta puede ser sencilla y casual, guardando las normas del buen vestir y respeto hacia los compañeros y la empresa. En el caso de los jóvenes, dicen que cuanto más cómodos estén, mejor se desenvuelven a nivel laboral.
Por eso poco a poco, los diseñadores han ido innovando y han sacado tendencias como la Pro Sport o el Athleisure, en donde combinan prendas elegantes con deportivas como tenis, licras, y hasta tops de hacer ejercicio.

Rolando Ureña

Gerente de Compras y Ventas
Palacio de Modas

La moda ejecutiva ha variado sustancialmente, pues la tendencia es casual, ya no se llevan trajes para mujeres tan estructurados, sino un conjunto de piezas que puedan mezclarse entre sí y que puedan desempeñar más y formar diferentes looks.
De igual forma, el ejecutivo se permite variar sus atuendos y hacer combinaciones más atrevidas y casuales.
El mejor tip que le puedo dar a la hora de vestir para ir a trabajar, es que usted elija algo con lo que se sienta cómodo y que además le dé seguridad. Su outfit debe permitirle sentirse empoderado, que le dé el vigor y la fuerza que necesita para realizar su trabajo.
Los millennials no son la excepción, tienen una forma de pensar abierta y no les gusta ser encasillados en un estereotipo o código de vestimenta, les gusta innovar, cambiar y combinar. Sin embargo, también deben adaptarse a su entorno laboral, y es aquí donde surgen nuevas formas de vestir o tendencias que en muchas ocasiones resultan oportunas.

Ana Gabriela Chaverri

Gerente
ManpowerGroup Costa Rica

Los tiempos cambian y las generaciones han modificado su comportamiento y sus intereses.
En las empresas, vemos que muchas enfatizan los programas de responsabilidad social y ambiental, trabajan por objetivos y cumplen retos, por lo que la forma en que las personas se visten pasa a un segundo plano.
Cada sector se ajusta a su vestimenta, buscando la comodidad de los colaboradores para realizar sus tareas, tomando en cuenta el nivel de seguridad que deben cuidar, de acuerdo con sus funciones y con la imagen de la empresa.
En una entrevista laboral, debemos recordar que la primera impresión es muy importante, así que una persona siempre debe verse bien a la hora de presentarse, guardando las recomendaciones básicas: verse limpio; en el caso de las mujeres, cuidar detalles como los escotes, que no sean pronunciados, evitar vestidos cortos, así como los accesorios llamativos.
En el caso de los hombres, camisas en buen estado, pantalones a la altura correcta, estar bien peinados.

Cristina Cubero

Directora de Consultoría
Deloitte

Muchas organizaciones utilizan un “código de vestimenta” como parte de la construcción de su marca y de los factores que quieren transmitir.
Esta arquitectura de imagen, tanto personal como empresarial, parte de un análisis de los valores que la empresa quiere posicionar: ¿Cómo quiero que me vean? ¿Qué elementos busco posicionar en la mente de mis clientes?
Los sectores financiero, de seguros o de servicios jurídicos, son tradicionales en su estilo “formal”, mientras en los últimos años van en aumento las nuevas industrias y servicios, amparadas en las nuevas tecnologías, en que la vestimenta casual, el zapato deportivo, son una forma de expresión y fortaleza de marca.
El teletrabajo es la expresión máxima de la libertad, como lo refleja el nuevo agente “Q” en la saga de James Bond 007, “Se puede hacer mucho más con pijama y una taza de té”.
Posiblemente la moda relajada y práctica, impuesta por Steve Jobs y Mark Zuckerberg inspira a las nuevas generaciones, pero se debe entender que esa sencillez se vuelve sólida en los resultados y logros de estas figuras.

 

Colaboró

Alejandro Meneses

[email protected]


Ver comentarios