Enviar

Naturaleza industrial
Los paisajes, pero esta vez los urbanos, también sirven para inspirar moda primaveral

Cuando se piensa en primavera, casi automáticamente se relaciona con flores, prados verdes y árboles cargados de manzanas.
Sin embargo, hay otros paisajes, que se pueden disfrutar cuando el tiempo empieza a calentar. Son los urbanos. Edificios, calles bulliciosas, gente de un lado a otro… un sinfín de historias que sirven de inspiración para la moda.
Y no hay nada más citadino que Nueva York, así que una de sus marcas más representativas no tuvo que ir muy lejos para buscar ideas para su nueva colección Primavera-Verano 2012.
Se trata de Kenneth Cole, la cual observó la manera en como las puestas de sol hacen relucir los enormes vidrios de los rascacielos durante las tardes tibias de primavera.
La colisión entre la naturaleza y la industria logra un balance, donde lo orgánico se encuentra sutilmente con lo manufacturado. Para las mujeres, los trajes se tornan más sueltos con un toque de amatista; los detalles militares y los estilos ‘cargo’ que se utilizan en chaquetas, se suavizan.
Las siluetas también juegan con las proporciones: lo mini se encuentra con el estilo maxi, las faldas cortas se combinan con cardigans largos.
En los hombres, se utiliza una vibrante paleta de naranjas, terracotas y distintas tonalidades de verde.
Las rayas conllevan a la estructura de pantalones cortos y los suéteres ofrecen una textura única entre sus costuras.
El look es sofisticado y relajado, reflejo de la mentalidad urbana del siglo XXI.

Ver comentarios