Mitos y retos del liderazgo femenino
Enviar

Gracias a las conquistas sociales de las mujeres a partir del siglo XIX y a lo largo de los siglos XX y XXI, hoy podemos hablar del liderazgo femenino como un hecho consolidado, y celebrarlo.
Incluso, en las últimas décadas hemos podido observar lo suficiente como para pensar en los mitos y retos que se asocian hoy en día con el liderazgo de las mujeres.
Mito 1: Las mujeres tienen menos confianza en sí mismas que los hombres.
En realidad, esa supuesta falta de confianza está asociada con rasgos de las mujeres como ser más realistas y rigurosas en su autoevaluación.
Reto: Mantener la capacidad de evaluarse con objetividad, sin pecar de exceso de confianza, pero sin proyectar inseguridad o dudas por las propias capacidades.
En el ejercicio del liderazgo hay muchas reflexiones que deben hacerse en voz baja, dado lo relevante que es lo que proyectemos a quienes tenemos alrededor.
Mito 2: Las mujeres son menos ambiciosas que los hombres.
Numerosos estudios demuestran que al inicio de sus carreras las mujeres son tan ambiciosas como los hombres.
El problema es que a lo largo del camino puede que encuentren tantos obstáculos para su desarrollo que pierdan impulso.
Además, para muchas mujeres las prioridades cambian en cierto punto de su vida, lo que hace que su desarrollo de carrera deba adaptarse, requiriendo líneas de crecimiento profesional no-lineales, sino flexibles, para poder satisfacer sus diversas necesidades.
Reto: Los líderes, hombres y mujeres, debemos construir organizaciones que facilitan el desarrollo del talento de todos sus miembros, para capitalizar al máximo las capacidades de toda su gente.
Está demostrado que las empresas con diversidad son más productivas y rentables, por lo que facilitar el desarrollo no lineal de los colaboradores —con beneficios como periodos trabajando en tiempo parcial o desde la casa— es una práctica necesaria para el éxito de cualquier organización.
Mito 3: El liderazgo femenino es solo de las mujeres
Si bien femenino se define como aquello relativo a las mujeres, podemos decir que hay cualidades femeninas del liderazgo que no son exclusivas de las mujeres únicamente, sino que los hombres líderes también pueden expresar, incorporar y potenciar.
El liderazgo femenino se asocia con la empatía, la capacidad de escuchar y de reconocer las emociones asociadas al lenguaje no verbal.
Estas cualidades son importantes en cualquier líder, y si bien quizás son más naturales en las mujeres, los hombres pueden encontrarlas dentro de sí y desarrollarlas. Lo mejor es que tanto hombres como mujeres tengan liderazgos balanceados.
Reto: El liderazgo de calidad es una de las principales preocupaciones en organizaciones alrededor del mundo.
Desarrollar líderes con capacidades estratégicas es clave para el éxito, y para transformar nuestras sociedades en espacios de crecimiento para todos. Lograrlo en gran escala, es el gran reto de la humanidad.

Sol Echeverría
Directora Fundación Cali
Socia directora Factor Humano

 


Ver comentarios