Enviar
Sábado 13 Octubre, 2012

Mitigar y compensar con madera

Caminar hacia la C-neutralidad implica que empresas, organizaciones y personas aporten a la reducción de emisiones y también a su compensación.
Estos mecanismos y el uso de la madera legal aún son poco explorados en Costa Rica, pero claves para combatir el cambio climático.
Mediante el programa País Carbono Neutralidad cada vez son más las empresas y organizaciones que, en buena hora, reducen sus emisiones de gases de efecto invernadero.
Sin embargo, obtener un balance cero de emisiones a través de las acciones de reducción puede resultar imposible para la mayoría de las industrias. Esto implicará cambios radicales en procesos, sacrificio de niveles de producción y altos costos económicos.
Además de disminuir emisiones es vital compensar las que no pueden mitigarse. En Costa Rica se emiten aproximadamente 9,9 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) cada año. Hoy son solo ocho las empresas que cuentan con convenios de Pago de Servicios Ambientales (PSA), los cuales se gestionan con el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO) y son parte de los mecanismos de compensación del programa País Carbono Neutralidad. Estos pagos financian el reconocimiento económico que otorga el Estado a los propietarios de bosques o plantaciones forestales por concepto de las actividades de conservación y manejo, reforestación y regeneración natural.
De aquí la importancia de estimular estas alternativas y hacer un llamado a las empresas y a la sociedad en general sobre la necesidad de sumarles acciones de compensación a los esfuerzos de mitigación. Es indispensable crear conciencia sobre el aporte de la madera de fuentes legales y sostenibles a la lucha contra el cambio climático.
En promedio un árbol absorbe una tonelada de CO2 por cada metro cúbico de madera producido y libera 0,7 toneladas de oxígeno.
Al emplear madera en lugar de otros materiales con gran huella de carbono se evitan 1,1 toneladas de CO2 adicionales por metro cúbico por más de 75 años.
Si en 2010 las viviendas costarricenses se hubieran construido con madera, se habría evitado la emisión de 978.336 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.
Fomentar el cultivo y uso de madera de fuentes legales y sostenibles es la mejor alternativa para compensar emisiones.
Los mecanismos de compensación, como los PSA, son claves para incentivar la industria maderera costarricense, conformada por miles de microempresarios y gran generadora de empleo en zonas rurales.
Por otra parte, las empresas que adoptan estas medidas puedan aprovechar las oportunidades de certificación, valor agregado y reconocimiento de mercado que brindan.
Continuemos trabajando con determinación para mitigar emisiones y compensemos con igual intensidad. Hagámoslo empleando el material más amigable con el medio ambiente: la madera, bella, reutilizable, biodegradable y natural.

Alfonso Barrantes Rodríguez
Director Ejecutivo
Oficina Nacional Forestal