Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 16 Septiembre, 2009


Miss universo, ¿un concurso honesto?


Después de ver el programa donde ostensiblemente un grupo de “jueces,” unidos en las Bahamas, escogieron a la nueva Miss Universo, llegué a dos conclusiones; primero, que tenía que dejar de ver este programa todos los años, y segundo que la selección de los finalistas y la eventual ganadora la hacían ejecutivos de la empresa organizadora y no tenía nada que ver con el proceso visto por los televidentes.
La clave que me llevó a saber que estaba cocinado el concurso apareció cuando llegó la fase donde hicieron una pregunta a las cinco mujeres finalistas, que supuestamente habían pasado por un proceso eliminatorio con distintos vestuarios frente a los jueces. Entre las cinco apareció “Miss Kosovo,” que no hablaba el inglés con fluidez suficiente para entender la pregunta que le tenían que hacer. Entonces apareció una traductora, vestida en traje de noche negro, que sirvió para que pudiera contestar.
¿Será que hay una pequeña colonia de ciudadanos de Kosovo que viven en esa isla remota de las Bahamas? Es muy improbable, y es seguro que tuvieron que buscar a esta persona que domina un idioma poco común, y traerla para estar lista para servir como traductora. Hubo muchos participantes de países pequeños que utilizan idiomas poco comunes –Croacia, Vietnam, Albania, Finlandia, y Tailandia, para citar algunas. ¿Trajo el concurso traductores de todos estos idiomas a esa isla para tenerlos listos por si acaso apareciera una de las mujeres entre las cinco finalistas? ¡Es dudoso! La verdad es, llegué a la conclusión, que ya sabían que Miss Kosovo iba a estar entre las cinco finalistas y tenían la traductora presente por esa razón.
Hice una pequeña búsqueda histórica y me di cuenta que entre las primeras quince concursantes siempre aparecía una “Miss” del país que sería anfitrión del concurso el año siguiente, no importa qué tan bonita o inteligente que fuera. Seguramente no forma parte del contrato con el país anfitrión esta selección, pero puede haber algún tipo de acuerdo informal en ese sentido.
En estos días se ha desatado una controversia con respecto a las decisiones tomadas en el concurso 2009. En algunos de los blogs se dice que al final el Sr. Donald Trump personalmente escogió seis de las quince finalistas, pues es dueño del concurso y quiere “asegurar que haya concursantes bonitas al gusto de él.” No confía el dueño del concurso que los jueces van a hacer un trabajo objetivo, desde la perspectiva del mercadeo del negocio que es el concurso.
Al final de cuentas la mujer elegida se convierte en modelo de una serie de productos de belleza, ropa, y joyería que auspician el concurso. Estos empresarios también tienen criterios y no están entre los “jueces” Estos también probablemente tienen injerencia a otro nivel y en un horario que no tiene nada que ver con lo que se ve en la televisión.
No puedo evitar hacer un comentario sobre las repuestas a la pregunta “¿Qué hará si es elegida Miss Universo?” Me parece que las respuestas siempre son las mismas –“quiero trabajar a favor de la paz mundial” o “quisiera ayudar a los niños pobres de todo el mundo.” ¡Por favor!

[email protected]