Enviar
Viernes 15 Octubre, 2010

Ministro de Relaciones Exteriores desinformado

Sorprenden las declaraciones del Ing. René Castro en LA REPUBLICA del 13 de octubre de 2010, pues evidencian omisión o desconocimiento de cómo opera el sistema eléctrico costarricense.
Contrario a ser la Planta Garabito una “pifia” del ICE, estaba incluida en el Plan de Expansión de Generación para entrar a operar en 2006, con el fin de sustituir otras plantas térmicas muy antiguas, ineficientes y más contaminantes, así como proveer respaldo a todo el sistema eléctrico nacional en la época seca.
Sin embargo, el gobierno del periodo 2002-2006 no aprobó el financiamiento y el ICE tuvo que recurrir a una opción de contingencia más cara para atender la demanda.
La eficiencia energética de Garabito supera con creces la de las plantas más antiguas; cuenta con tecnología de punta, como filtros que reducen las emisiones al ambiente y utiliza como combustible el búnker que es más barato que el diesel, lo que disminuye el costo de producción.
Costa Rica tiene uno de los modelos más exitosos en el mundo para producir electricidad con fuentes renovables, solo superado por algunos países como Noruega, Paraguay, Brasil y Canadá.
En 2009, el 95% de la generación total provino de dichas fuentes y menos del 5% fue producida con derivados del petróleo, a diferencia del promedio mundial, en donde el 67% de la electricidad proviene de fuentes no renovables.
En realidad, la dependencia de los combustibles fósiles en Costa Rica no es causada por las plantas de generación eléctrica, sino por el sector transporte, consumidor del 80% del petróleo, según datos del mismo Minaet.
La experiencia ha demostrado que la alternativa más barata y segura para el país es producir en los veranos pequeñas cantidades de energía térmica que compense la disminución de los caudales de los ríos, pues si no, se requeriría una costosa sobre-instalación en plantas renovables con muy altas inversiones, que se utilizarían en cortos periodos. Existen otras fuentes de producción, como el viento, el sol y la biomasa; sin embargo, no todas suministran energía firme, vale decir, dependen de condiciones no controlables, por lo que no necesariamente estarían disponibles en el momento oportuno. Otra opción es la geotermia, pero la mayoría de dicho recurso está en parques nacionales y por ley no puede ser explotado.
Por sus declaraciones, el Ing. Castro desconoce la función de las plantas térmicas dentro del sistema nacional y la situación privilegiada del país en generación eléctrica con fuentes renovables.
Es importante señalar que siendo el Ing. Castro Ministro de Ambiente y Energía en la Administración 1994-1998, su propio gobierno puso una serie de obstáculos que atrasaron el Proyecto Hidroeléctrico Angostura, lo que incrementó la generación térmica a finales de la década pasada.
Pareciera que la razón de fondo de estas publicaciones, en momentos en que una Comisión Legislativa discute los proyectos de reforma del Sector Eléctrico, es desprestigiar al ICE ante la opinión pública, para facilitar la aprobación de alguno de los proyectos propuestos por éste o el anterior gobierno.

Carlos Solano Soto
Miembro sindicato ingenieros del ICE