Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



GLOBAL


Ministro británico alerta del "fin" del Reino Unido si Escocia se independiza

EFE | Martes 16 septiembre, 2014

Una niña alza la bandera a favor de la independencia de Escocia en la región de Aberdeen. AFP/LA REPÚBLICA


Ministro británico alerta del "fin" del Reino Unido si Escocia se independiza

David Cameron, el primer ministro británico advirtió ayer en su última visita a Escocia antes del referéndum del jueves de que una victoria del "sí" pondría "fin al Reino Unido como lo conocemos".

Cameron pronunció en Aberdeen, al noreste de Escocia, un discurso en el que prometió mayores poderes para el Parlamento autónomo escocés si gana el "no" y volvió a alertar de que la independencia significaría renunciar al actual sistema de pensiones, la libra esterlina, el ejército y el pasaporte británico, entre otras cosas.

"Esta semana el Reino Unido podría cambiar para siempre. Podría significar el fin del Reino Unido como lo conocemos. El jueves, Escocia vota y el futuro de nuestro país está en juego", afirmó el líder conservador.

"Debemos ser muy claros: no hay marcha atrás. No habrá nuevas oportunidades. Esta decisión es para siempre. El viernes, la gente podría levantarse viviendo en un país diferente, ocupar un lugar distinto en el mundo y con otro futuro ante sí", dijo el jefe del Gobierno británico, que fue acusado por el ministro principal escocés, Alex Salmond, de crear alarmismo.

Cameron, que ha anunciado que pasará la jornada del plebiscito trabajando en su despacho oficial de Downing Street en Londres, afronta la recta final de la campaña que dan una mínima ventaja al "no" en las encuestas y todavía cerca de un 10 por ciento de votantes indecisos.

Los líderes de los principales partidos británicos, contrarios a la escisión, han dejado el protagonismo de la campaña "Better Together" (Mejor juntos) al exministro laborista Alistair Darling, si bien la semana pasada se vieron obligados intensificar sus apariciones en Escocia ante el avance del independentismo en las encuestas.

En su último discurso sobre el terreno antes de la votación, Cameron volvió a recalcar el pacto al que han llegado conservadores, laboristas y liberaldemócratas para traspasar nuevas competencias en materia impositiva y servicios sociales a Escocia en 2015 si el "no" gana el referéndum.

"Votar 'no' significa hacerlo por un cambio real. Tenemos un programa sin precedentes para intensificar la devolución de poderes a los escoceses", dijo el dirigente, que argumentó que permanecer en el Reino Unido asegura un cambio "más seguro, rápido y mejor" para Escocia.

Cameron destacó además que, si ganara el "sí", los escoceses no podrían cruzar "con tanta facilidad" la frontera con el Reino Unido, que se convertiría en un paso internacional.

Además,  comparó al Reino Unido con una "familia de naciones", afirmó que la ruptura supondría un "divorcio muy doloroso".

"En las relaciones humanas, casi nunca es bueno darse la espalda los unos a los otros, levantar muros, trazar nuevas líneas en el mapa -continuó-. Así que, por favor, de parte de todos nosotros: votad por mantenernos juntos, votad por quedaros", pidió el primer ministro británico.

En el mismo tema, miles de personas se manifestaron ayer en la céntrica plaza Trafalgar de Londres contra la independencia de Escocia, a tres días para el referéndum.

Los manifestantes favorables a la unión corearon el lema "Nosotros decimos que no" y mostraron su apoyo a la campaña "Better Together" (Mejor juntos), que aglutina a los tres principales partidos británicos -conservadores, laboristas y liberaldemócratas-, contrarios a la escisión.

Por la megafonía instalada en la plaza se escucharon temas como "Let's Stay Together" (Vamos a permanecer juntos), de Al Green, "You're My Best Friend" (Eres mi mejor amigo), de Queen, y "We Are Family" (Somos una familia), de Sister Sledge.

Los escoceses mayores de 16 años irán a las urnas dentro de tres días para decidir si Escocia se escinde del Reino Unido.

Las últimas encuestas dan una mínima ventaja a los partidarios de la unión, si bien todavía queda cerca de un 10 por ciento de votantes que no han fijado su posición.

Edimburgo/ EFE