Enviar
• Vicepresidenta del Congreso aceptó que su conducta no fue la correcta al viajar a Guanacaste en avioneta de la Fuerza Pública
Ministerio Público investiga a Maureen Ballestero
• Tribunal de elecciones analiza quitar credenciales a legisladora liberacionista
• Poder Ejecutivo también censuró a la congresista


Carlos J. Mora
[email protected]

Cualquier pretensión que Maureen Ballestero, diputada de Liberación Nacional (PLN) y vicepresidenta del Congreso, pueda tener en un eventual gobierno verdiblanco en 2010 podría quedar truncada.
El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) analiza la eventual inhabilitación de Ballestero para ejercer cargos en la función pública de dos a cuatro años, por el presunto manejo indebido de fondos públicos o parcialidad.
Esto tras evidenciarse que la diputada utilizó el pasado 11 de octubre una avioneta del Estado para realizar diligencias no relacionadas a su cargo de legisladora, tal y como ella misma lo reconoció.
En caso de que el órgano electoral ventile la denuncia antes de los próximos siete meses podría también retirarle las credenciales de diputada.
De igual modo el Ministerio Público abrió ayer una investigación de oficio por el supuesto delito de peculado.
Ayer Ballestero envió desde México vía correo electrónico un comunicado en el que reconocía su falta y se ponía a la disposición del TSE y las instancias judiciales para la investigación que ambas partes vayan a realizar.
“Reconozco que mi actitud no fue correcta. Asimismo, a mi regreso al país solicitaré de inmediato a la Contraloría que se estime el costo total de mi traslado para el erario público, costo que repondré en su totalidad”, dijo la diputada.
El domingo 11 de octubre, Ballestero utilizó la aeronave MSP-011 del Ministerio de Seguridad para asistir a una actividad electoral de Liberación Nacional en Liberia, Guanacaste, en la que se designó a los candidatos de la agrupación para las elecciones municipales. La legisladora ejerció su derecho al voto en una de las elecciones.
En la misiva Ballestero adujo que su viaje a Liberia obedeció en primera instancia a que el día siguiente salía de viaje a Estados Unidos y hasta el sábado por la noche se percató de que su pasaporte estaba en su residencia en esta localidad guanacasteca.
“El sábado 10 de octubre en horas de la noche llamé de emergencia al señor Oldemar Madrigal, viceministro de Seguridad Pública, a quien solicité utilizar la mencionada aeronave al día siguiente a primera hora de la mañana. En ningún momento informé al señor Madrigal, como debí haberlo hecho, el propósito de mi traslado urgente a Liberia”, dijo la congresista.
Además de las denuncias por parte de la oposición, el Poder Ejecutivo también censuró a la diputada.
Ayer por la mañana Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia, consideró “muy grave” el hecho que hoy involucra a una de las legisladoras más cercanas a él y al presidente Oscar Arias.
Ver comentarios