Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Millonario Branson agita la banca

Redacción La República [email protected] | Viernes 30 marzo, 2012



Millonario Branson agita la banca

En una fría y diáfana mañana de enero, Sir Richard Branson, se encuentra de pie en el medio de una calle con prioridad para los peatones en Newcastle una ciudad venida a menos en el nordeste de Inglaterra convertido en algo que nunca pensó que llegaría a ser: banquero.
Los banqueros eran, después de todo, la personificación de la Dirigencia de la cual Branson se ha burlado durante toda su carrera, informa Bloomberg Markets en su número correspondiente a mayo.
Sin embargo, está frente a un banco decorado en los característicos colores rojo y blanco de su Virgin Group Ltd. y adornado con un cartel que proclama “Nuestro afán por mejorar la banca comienza aquí”.
Y aquí está Branson haciendo lo que mejor sabe hacer, interpretando al empresario como figura famosa, al hombre como Übermensch del marketing.
Mientras se agolpan observadores curiosos y fans mirones, él sonríe para los equipos de televisión, en tanto la cámara ilumina los dientes excepcionalmente blancos y la cabellera asombrosamente amarilla de este hombre de 61 años.
En septiembre de 2007, los reporteros de televisión invadieron esta sucursal de banco para registrar una escena muy diferente: una clásica corrida bancaria que llevó a los clientes a hacer cuadras de cola para retirar su dinero.
La sucursal formaba parte entonces de Northern Rock Plc, el banco británico cuya dependencia del financiamiento a corto plazo lo llevó a convertirse en la primera víctima del colapso de liquidez global.
Después de extender préstamos de emergencia a Northern Rock por 27.000 millones de libras ($52.600 millones), en febrero de 2008 el gobierno nacionalizó el banco.
Posteriormente dividió la empresa en dos. Northern Rock Plc, un banco de los llamados buenos, heredó las operaciones minoristas –alrededor de 1 millón de clientes, préstamos hipotecarios por 10.300 millones de libras y 19.400 millones de libras en depósitos.
Todavía era rentable, empero –perdiendo 224 millones de libras en 2010. Northern Rock Asset Management Plc, el llamado banco malo, debió cargar con 50.000 millones de libras de deuda de su predecesor.
En noviembre, el gobierno vendió el banco bueno a Virgin Money Holdings U.K. Ltd., la empresa de servicios financieros de Branson por 747 millones de libras en efectivo y 150 millones de libras en deuda convertible.
El precio que pagó Branson fue unos 400 millones de libras menos que los gastados por el gobierno británico en enero de 2010 para rescatar el banco –lo cual llevó a políticos de la oposición a denunciar que el acuerdo daba menos de lo debido a los contribuyentes.
Probablemente sea más fácil entrar en el Palacio de Buckingham que convertirse en una gran fuerza en la banca minorista británico.
Durante dos decenios, el sector ha sido dominado por los cinco grandes: Barclays Plc, HSBC Holdings Plc, Lloyds Banking Group Plc, Royal Bank of Scotland Group Plc y Santander U.K. Plc, que era Abbey National Plc hasta que lo compró Banco Santader SA de Madrid en 2004.
Controlan casi el 80% de las cuentas corrientes personales, 71% de los préstamos hipotecarios y 60% de las cuentas de ahorro, según la Comisión Independiente sobre la Banca del Reino Unido.
Ahora, la cuestión es si Branson puede reordenar la banca británica del mismo modo en que su marca Virgin ha trastornado sectores que van de la música hasta las líneas aéreas o los teléfonos móviles.
“Seremos un jugador formidable”, dice Branson durante una entrevista en las oficinas del ex Northern Rock en el suburbio de Gosforth en Newcastle.
El ingreso de Branson en la banca se da cuando el sector enfrenta una consolidación en Europa.

Bloomberg