Enviar
Millonaria ayuda a bancos permitió reactivar el crédito
Recursos permitieron mejorar el patrimonio

Los $117 millones que hace un año se inyectaron al sistema bancario estatal habrían rendido frutos fortaleciendo el patrimonio y mejorando la entrega de crédito.
Se cumplirá pronto casi un año de la capitalización, pero ya muchos se preguntan si la suma aportada
por el Gobierno ha sido bien empleada por los bancos.
“La capitalización de la banca estatal no representó dinero para los bancos, sino aumentar la capacidad para colocar créditos, a través de los mecanismos normales de captación de recursos en el mercado”, respondió Guillermo Quesada, gerente general de Bancrédito y presidente de la Cámara de Bancos y Entidades Financieras. La efectividad y eficacia de la capitalización debería visualizase a
través del crecimiento de la cartera de crédito. “En el periodo enero-agosto el sistema financiero nacional ha tenido un crecimiento del 3,6%, en tanto la banca estatal ha crecido un 7,7% en su cartera crediticia”, dijo el funcionario, consultado por LA REPUBLICA.
La gente ha debido ser beneficiada con un crecimiento del financiamiento a las diversas actividades
que realizan los bancos.
“Más del 80% de dicho crecimiento se ha canalizado a los sectores de construcción, consumo, industria, servicios, comercio y agricultura”, adujo el banquero sobre el tema.
No obstante, sin dejar de lado las necesidades de la población en
general, destinar ese porcentaje del consumo a los sectores indicadores “es congruente con la necesidad de reactivación del sector productivo de nuestro país”, a juicio de Guillermo Quesada.
Se suele decir que actualmente son necesarios $100 millones para aliviar el déficit, y fueron precisamente $117 millones los que se tomaron del superávit para los bancos del Estado.
Algunos economistas como Leiner Vargas se preguntan actualmente si la inyección de recursos
valió la pena. “El crédito es necesario para reactivar el sector productivo a fin de superar la crisis que ha afectado no solo al país, sino al mundo en general”, es la respuesta de Quesada.
“El déficit fiscal se origina entre otras causas, por la disminución de ingresos que afecta al Estado, pero
el crédito de la banca estatal es una de las medidas necesarias para la reactivación de la economía”, señaló.
Entre los efectos esperados dela capitalización del Gobierno estaba que los bancos estatales pudiesen
prestar hasta $1.000 millones adicionales, priorizar la pequeña y mediana empresa y lograr que el
sistema bancario no amplifique los efectos negativos de la recesión, de manera que la economía funcione con tranquilidad y recupere su tendencia creciente mostrada en los tiempos previos a la debacle financiera internacional. Medidas como esta se aplicaron en otras naciones donde la crisis
afectó.



Wilmer Murillo
[email protected]


Ver comentarios