Militares y policía combaten el 25 aniversario de Tiananmen
Unas 200 mil personas participaron en una vigilia para conmemorar la matanza que se produjo hace 25 años en la plaza Tiananmen. AFP/ LA REPUBLICA
Enviar

Militares y policía combaten el 25 aniversario de Tiananmen

El régimen chino desplegó un masivo operativo policial y militar en el centro de Pekín, en la plaza de Tiananmen y alrededores, para combatir el recuerdo a la matanza que se produjo hace ayer 25 años y que puso fin a casi siete semanas de protestas contra la corrupción y a favor de la democracia.
Ninguna conmemoración fue permitida en China, dada la importancia de esta sensible efeméride para el Gobierno, que lleva preparándose meses para que este día pase desapercibido con una campaña de represión que se cobró ya 50 víctimas, entre arrestados, interrogados o desaparecidos, según datos de organizaciones defensoras de los derechos humanos.
No obstante, la masiva presencia de agentes de policía -uniformados y de paisano-, militares armados, o las continuas patrullas por los alrededores de Tiananmen evidenciaban que era un día especial.
Cualquier visitante que tratara de acceder al enclave tuvo que pasar por un arco de seguridad así como someterse a un registro policial en una de las garitas que fueron instaladas en la capital después de que hace ocho meses un coche invadiera la acera de Tiananmen y arrollara a los viandantes, causando 5 muertes.
A ningún periodista le fue permitido grabar en la plaza, hablar con sus visitantes, estar dentro o en los alrededores, alegando razones de "legislación china", a pesar de que portara el permiso de periodista que autoriza a trabajar en el país asiático.
La psicosis de las autoridades fue tal que los cientos de agentes de seguridad superaban en número a los turistas que se hacían fotos en la plaza o frente al retrato de Mao a las puertas de la Ciudad Prohibida, ajenos a la histórica fecha, en la que murieron entre cientos y miles de personas, un número aún desconocido.
Los minuciosos controles provocaron que la visita turística al lugar se volviera desesperante, como vivieron algunos viajeros que trataban de acceder y que en algunos casos tuvieron que esperar una media hora de pie para que les permitieran la entrada.
Además del control en el centro de la capital, las autoridades activaron su maquinaria de censura en las principales redes sociales de internet, como Weibo -similar a Twitter-, donde fueron bloqueadas las búsquedas de palabras relacionadas directamente con la masacre.

Pekín /EFE

Ver comentarios