Microempresarios al fin con crédito
Enviar

Pareciera que podría ser Bancrédito, con su producto CrecePymes, quien vendría a aportarle al país lo que tanto necesita: un real impulso a las micro y medianas empresas


Microempresarios al fin con crédito

Lo que no hizo el Sistema de Banca para el Desarrollo, lo está llevando a cabo Bancrédito mediante su producto CrecePymes, novedoso y adecuado para impulsar la creación y desarrollo de pequeñas empresas.
Se trata de una solución para aquellos pequeños negocios que no cuentan con garantías suficientes para obtener financiamiento.


¿Cómo hace el banco para saber a quién puede prestarle? Mediante un modelo para valorar el compromiso de pago de los clientes. Se trata de una “prueba psicométrica que mide la intención de pago, honestidad, actitud y compromiso de los clientes”, como lo explica una nota de este medio hoy.
Así, ya se han otorgado 500 créditos a microempresarios y hay más de ¢3 mil millones formalizados, además de que, existe la disposición de ampliarlo si la respuesta de los clientes es buena.
Al revisar el cuestionario que se les hace a los posibles clientes, se analiza lo que ellos han respondido mediante una herramienta diseñada por el Laboratorio de Finanzas para Emprendimientos de la Universidad de Harvard, y CrecePymes tiene el respaldo del Banco Interamericano de Desarrollo. El riesgo para el banco es mínimo.
En este mismo espacio este medio lo había dicho en más de una ocasión. La propia ley de creación del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) habla de adecuar las exigencias de garantía a las condiciones de los pequeños empresarios, algunos de los cuales no cuentan con el tipo de bienes como los que solicita la banca tradicional.
Sin embargo, fue recientemente, después de tantos años de existencia, que el SBD pensó en la posibilidad de aceptar a pequeños empresarios, por ejemplo, rurales, maquinaria o incluso ganado, como garantía para sus créditos.
Pareciera sin embargo que podría ser Bancrédito, con su producto CrecePymes, quien vendría a aportarle al país lo que tanto necesita: un real impulso a las micro y medianas empresas que, como se sabe, constituyen en Costa Rica la mayor parte del sector.
Si esto hubiera hecho desde su inicio de operaciones el SBD, es probable que Costa Rica tuviera a estas alturas muchos menos problemas de empleo mediante un sano crecimiento de las microempresas y pymes, que además requieren un buen acompañamiento que las ayude a colocarse en ese sitio del que mucho se habla pero poco se hace por impulsar: un floreciente sector de emprendedores.
 


Ver comentarios